• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Un equipo de investigadores de la Universidad de Cambridge, en el Reino Unido, comprobó que el agua derretida, que se acumula en la superficie de las plataformas de hielo en la Antártida durante los meses cálidos del verano, puede ejercer influencia en los glaciares, haciéndolos “doblar”, según un estudio, publicado en la revista Nature Communications.

    En el marco de su investigación, los especialistas estudiaron la plataforma de hielo McMurdo, que forma parte de la barrera de hielo de Ross, y midieron cómo esta se dobla bajo la presión de “los lagos” que aparecen en su superficie, según un comunicado en el sitio web de la universidad, publicó el portal web Rusia Today.

    Barreras de hielo de la Antártida se doblan por veranos calurosos. Foto Web.

     Explicaron que al colocar varios sensores de presión, que registraron el ascenso y descenso del nivel de agua y receptores GPS que monitoreaban los movimientos verticales de la barrera de hielo, descubrieron que varios sensores GPS ascendían y bajaban un metro durante varias semanas, mientras que otros —que se encontraban a unos cientos de metros de ellos— casi no se movían. La investigación mostró que los dispositivos que cambiaban su ubicación se situaban en las plataformas, en cuya superficie se encontraba y se secaba el agua derretida.

    “Esto es un movimiento vertical diferencial que muestra que la barrera de hielo se está doblando”, indicó Doug MacAyeal, de la Universidad de Chicago (EE.UU.). Los expertos suponían que el agua derretida podía producir efectos de este tipo, pero el fenómeno fue medido por primera vez durante este estudio.

    Anteriormente, MacAyeal ya había expresado su opinión de que el proceso, descrito en la investigación, podría ser la causa de la destrucción del gran témpano de Larsen B, de 3.250 kilómetros cuadrados, que desapareció a lo largo de tan solo un mes en el 2002.

    Se precisa que mientras el clima sea más cálido debido al calentamiento global, el hielo en la región probablemente se doblará y se fracturará cada vez con más frecuencia a lo largo del próximo siglo.

    ¿Podría la Antártida colapsar?

    A finales de enero del presente año, el derretimiento de un glaciar en la isla canadiense de Baffin no solo dio lugar al descubrimiento de un paisaje sepultado entre el hielo durante unos 40.000 años.

    Sugiere también que el calentamiento global podría estar influyendo en el deshielo de la Antártida y de Groenlandia, un fenómeno que algunos expertos presumen que desencadenará un aumento desmesurado del nivel del mar.

    El calentamiento global podría estar influyendo en el deshielo de la Antártida y de Groenlandia. Foto Web.

    Las mismas temperaturas que este año hicieron posible el derretimiento en Baffin fueron registradas en ese mismo lugar hace ya 115.000 años, durante un periodo interglaciar conocido como Eemiense o Riss-Wurm, cuando el nivel oceánico era entre seis y nueve metros mayor que el actual.

    Estas circunstancias han abierto un debate sobre qué procesos podrían haber tenido lugar en ese momento y qué tan probable es que el hielo ártico se derrumbe en el océano como sucedió en el pasado.

    Otras notas de interés:

    Proponen crear dos grandes santuarios oceánicos para proteger la Antártida

    Un estadounidense cruzó la Antártida sin ayuda de ningún tipo

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...