• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Conay, Vallenar, Valparaíso.- El Huasco es el último río de aguas puras de todo el norte de Chile. También es la barrera que dificulta el avance del desierto más árido del mundo al centro del país. Y está en serio peligro: Barrick y otras grandes empresas mineras pretenden extraer inmensas cantidades de oro desde las altas cumbres andinas donde están los glaciares que le dan vida a los afluentes del Huasco. Ello implicará indefectiblemente la contaminación del Huasco, y con ello, la destrucción de la forma de vida de más de 70 mil personas que viven en este hermoso y fértil valle. Esto por el lado chileno, puesto que en Argentina dañará grandes explanadas de la semidesértica provincia de San Juan.
    Pero no la tiene fácil Barrick ni las otras transnacionales mineras que buscan extraer la inconmensurable riqueza que esconden las montañas andinas. Es que el más emblemático proyecto: Pascua Lama, está siendo acechado judicialmente. Pero, por sobre todo, está siendo férreamente resistido por las comunidades campesinas afectadas.


    MANIFESTACIÓN EN VALLENAR
    La mañana del sábado 2 de junio mil 500 personas se congregaron en Vallenar para rechazar Pascua Lama. Venían de toda la provincia del Huasco. Y viajaron de las más diversas formas. Víctor Pacha caminó tres días desde su terruño en Conay, casi en la frontera con Argentina, hasta la capital de la Provincia del Huasco, recibiendo en el camino numerosas muestras de admiración y el compromiso de unirse a la marcha. A la cita de Vallenar asistieron una numerosa delegación desde el valle del Tránsito. En los pueblos de Perales, los Tambos y Chanchoquín se podía ver en las casas coloridos letreros que rechazan el Proyecto. “¡Sin agua no hay vida! ¡Fuera Barrick!”, decía uno de ellos. Sorpresivamente desde el Valle de San Félix, bajó una numerosa comitiva. Hasta hace poco tiempo este valle era reducto favorable a Barrick. Pero hoy la situación es completamente distinta: la conciencia del problema ha crecido enormemente. En ello ha influido el conocimiento de los desastrosos efectos de la minería sobre las aguas de Copiapó y otros lugares.
    En la cita de Vallenar también destacó la presencia de una nutrida concurrencia de habitantes de Freirina y Huasco. La primera debe lidiar con la inminente apertura de una inmensa chanchería (produciría 1 millón y medio de chanchos al año) que se instalaría sobre una zona rica en agua que hasta ahora es ocupada por crianceros de cabras. La ciudad de Huasco, por su parte, tiene su aire altamente contaminado por pet coke, que es utilizado para producir pellets de hierro.
    A Vallenar también llegó una cincuentena de manifestantes provenientes del Parque Cultural de Valparaíso, quienes volvían –como en mayo de 2005- a hacerse presente en esta marcha en defensa del agua y la vida. El movimiento partió desde el puente Talca –junto al Huasco-, donde un grupo de música andina cantó y bailó al compás de huaynos y tarqueadas. Un momento especial del encuentro se produjo cuando la delegación del Puerto apareció ante la nutrida concurrencia por el lado sur del Río Huasco, en la zona de la antigua población Torreblanca. Al son estremecedor del grito: “¡A barrer, a barrer, con la Barrick a barrer!”, atravesaron el puente colgante, mientras eran recibidos entre aplausos y vítores por el resto de la parcialidad.
    Al llegar la marcha a la plaza de armas, la concurrencia pudo escuchar las palabras del sacerdote Juan Barraza quien dijo: “La Iglesia tiene que estar con el pueblo que sufre y que lucha”, agregando que “la defensa del agua era la defensa de la vida y de la creación de Dios”.

    XSTRATA DESTRUCTORA
    Sergio Campuzano, líder de la comunidad diaguita Huascoaltina, denunció el proyecto El Morro de Xstrata, cuya destrucción podría ser igual a la que podría provocar Barrick. En conversación con El Ciudadano expresó que este se encuentra muy avanzado y Xstrata ha evitado incurrir en las deficiencias que han dificultado el accionar de Barrick. Luis Faura, concejal de Alto del Carmen y uno de los principales referentes de la lucha contra Pascua Lama, se mostró optimista respecto del futuro de la lucha de su pueblo. Indicó, no obstante, que el camino no será fácil. Además, manifestó su inquietud respecto de los numerosos accidentes que han afectado el último tiempo a miembros de la resistencia ciudadana a Barrick, mencionando entre estos, la peligrosa salida de neumático que afectó a un bus que participaba de la comitiva que transportaba activistas del interior a esa misma marcha.
    La protesta del 2 de junio no fue informada por ningún medio de cobertura nacional, con la salvedad de la radio Bío-bío. Televisión Nacional, dándole la razón a quienes sostienen que tiene un veto respecto del tema Pascua Lama, se hizo presente en el lugar con dos equipos. Pero nada dijo de lo ocurrido. Esta situación resulta contrastante con lo realizado por medios internacionales como BBC Mundo y La Jornada de México, los que informaron ampliamente sobre la manifestación y sobre los eventuales efectos de Pascua Lama.
    En enero ya hubo importantes protestas contra Barrick en el valle del Huasco. La más importante de ellas tuvo lugar en Conay, el 22 de enero, cuando un grupo de asistentes al “Llamado del agua” decidió tomarse el camino que une Alto del Carmen con Conay y que es usado por Barrick. En la ocasión más de 50 personas fueron detenidas y trasladas a Vallenar y Copiapó. Sorprendente resultó en aquella ocasión, que viejos habitantes del sector, volvieran a cortar el camino una vez que los vehículos de Carabineros abandonaran el sector con los apresados. Eso dejó en evidencia el nivel de compromiso que ha alcanzado la resistencia a Barrick, lo que hace pensar que el proyecto podrá ser detenido.
    Al margen de las protestas, lo que impide la puesta en marcha de Pascua Lama, es la existencia de algunos juicios contra Barrick de personas que alegan haber sido estafadas por la empresa en la compra de los terrenos donde se construye la mina. Uno de ellos es Jorge Lopehandía, empresario minero.
    La comunidad de Huascoaltinos reclama haber sido despojada de 50 mil hectáreas de terrenos. Según contó a El Ciudadano el dirigente diaguita Sergio Campuzano, su agrupación huascoaltina acusó al Estado chileno ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos por la expropiación de tierras y derechos de agua y por la vulneración de numerosos derechos humanos. El caso, que es llevado por la abogada Nancy Yánez, ha avanzado a gran velocidad. De hecho, le fue dado un plazo –que vence en dos meses- al gobierno chileno para que responda las acusaciones formuladas por los diaguitas. De no ser satisfactorias las respuestas, el caso pasará a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, donde Chile podría ser condenado tal como ha ocurrido dos veces en los últimos años: casos Palamara y Trillium. En ambos por vulneración a la libertad de expresión y, en el segundo, además por denegación de acceso a información pública.
    Barrick: En Argentina la pista está dura.
    En Argentina Barrick acaba de ser expulsada de la provincia de La Rioja. Allí el gobernador Ángel Maza, protector de la Barrick, fue expulsado de su puesto el 15 de abril. Días antes se había aprobado una enmienda que prohibía la minería a cielo abierto en dicha provincia. El 15 de mayo, Barrick anunciaba que se iba de Famatima y Chilecito, sus dos proyectos en la Rioja.
    El domingo 3 de junio, Página 12, uno de los diarios más importantes de la Argentina, publicaba en centrales un inmenso reportaje titulado: La Botnia de los Andes, en el que señalaba que Pascua Lama provocaría un daño tres veces mayor que el que podría hacer la pastera Botnia en el río Uruguay.
    Barrick espera sacar al menos 20 mil millones de dólares en oro de Pascua Lama. Aunque diversas versiones apuntan a que la cantidad podría ser considerablemente mayor. Pero para hacerlo deberá batirse en duro duelo con una comunidad que parece estar dispuesta a todo con tal de salvar el agua, sus tierras y la propia existencia.

    Francisco Marín

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...