• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Un nuevo informe muestra cómo las 35 mayores corporaciones de la carne y productos lácteos del mundo aumentan sus emisiones de gases de efecto invernadero, obstruyendo los esfuerzos globales para evitar cambios climáticos peligrosos

    El informe del Instituto de Política Agrícola y Comercial (IATP) y de GRAIN.ORG. denuncia  que los  gigantes de la carne y de la leche están impulsando el consumo excesivo al aumentar la producción y las exportaciones, a pesar de los compromisos públicos que algunos de ellos asumieron para combatir el cambio climático.

    En un momento en que el planeta debe reducir drásticamente sus emisiones de gases que causan el efecto invernadero, las mayores corporaciones de carne y productos lácteos del mundo pueden convertirse en las peores contaminantes climáticas del planeta en las próximas décadas.

    La nueva investigación muestra que:

    · Las cinco mayores empresas de carne y productos lácteos (JBS, Tyson, Cargill, Dairy Farmers of America y Fonterra) ya son responsables de más emisiones anuales de gases de efecto invernadero que las petroleras ExxonMobil, Shell o BP.

    · Las emisiones combinadas de las 20 mayores empresas de carne y productos lácteos superan las emisiones de naciones enteras, como Alemania, Canadá, Australia o el Reino Unido.

    · La mayoría de las 35 principales empresas de carne y productos lácteos no informan completamente sobre las emisiones de su cadena de suministro, que representan el 80-90% de sus emisiones. Únicamente cuatro de ellos proporcionan estimaciones de emisiones totales.

    · Sólo la mitad de las 35 mayores empresas de carne y productos lácteos anunciaron cualquier tipo de metas de reducción de emisiones. De estos, sólo seis incluyen las emisiones de la cadena de suministro.

    · Si el crecimiento de la industria global de carne y productos lácteos sigue siendo proyectado, el sector ganadero como un todo podría responder por el 80% del presupuesto anual de gases de efecto invernadero del planeta para 2050.

    Empresas de la carne y productos lácteos no ofrecen información sobre los gases que emite su cadena de suministro (Fotos: Lácteos Latam)

    Corporaciones, países y emisiones

    El informe también muestra que las operaciones de las 35 principales empresas están altamente concentradas en un pequeño número de países que tienen una participación desproporcionada en la producción y el consumo mundial de carne y productos lácteos: Estados Unidos, las naciones de la Unión Europea, Canadá, Brasil, Australia, Nueva Zelanda y China son responsables de más del 60% de las emisiones de la producción mundial de carne y productos lácteos – alrededor del doble del resto del mundo al año sobre una base per cápita. Sólo seis de ellos producen más del 67% de la carne de vacuno del mundo; así como (EE. UU., la Unión Europea y China) producen el 80% de la carne de cerdo del mundo; sólo cuatro producen el 61% del pollo del mundo, mientras que tres (Unión Europea, EE.UU. y Nueva Zelanda) se encargan de producir casi la mitad de los productos lácteos del mundo.

    “No hay otra opción. La producción de carne y productos lácteos en los países donde las 35 principales empresas dominan debe ser significativamente reducida “, afirma Devlin Kuyek, de GRAIN. “Estas corporaciones están presionando por acuerdos comerciales que aumenten las exportaciones y las emisiones, y están minando soluciones climáticas reales, como la agroecología, que beneficia a agricultores, trabajadores y consumidores.

    Corporaciones cada vez más rica

    “No hay carne barata”, alerta Shefali Sharma, del IATP. “Durante décadas, la producción en masa de carne y productos lácteos ha sido suministrada por agricultores que se pagan por debajo del costo de producción, trabajadores que  explotan y contribuyentes que pagan la cuenta de la contaminación del aire, la tierra y el agua causada por grandes productores de carne y productos lácteos. Es hora de percibir que el consumo excesivo está directamente vinculado a los subsidios que suministramos a la industria para continuar deforestando, agotando nuestros recursos naturales y creando un gran riesgo a la salud pública a través del uso excesivo de antibióticos. Lo que este informe muestra, es el papel fundamental que desempeñan en el cambio climático.

    El escrito concluye, refiriendo, que es necesario fomentar sistemas de alimentación en los que los agricultores puedan suministrar  los niveles moderados de carne y productos lácteos de alta calidad, respetando a las personas, los animales y el planeta.

     

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...