• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    lapiz planta

    Estos lápices que pueden ser cultivados como plantas, flores, hierbas y frutas, son creación de unos estudiantes daneses que, en colaboración con empresarios, dieron origen a la marca Sprout.

    Cuando el lápiz parece haber cumplido su vida útil, en vez de desecharse, el extremo que queda se planta en un macetero con tierra. Después de un tiempo y con el debido regado y exposición a la luz solar, en el macetero crecerá una planta. Los lápices Sprout vienen con una variedad de semillas que incluyen girasoles, menta, lavanda, tomate cherry y frutilla silvestre, entre otras.

    Los lápices están hechos de madera de cedro de cultivo sustentable y su centro pigmentado es una mezcla de arcilla y grafito. La cápsula donde se guarda la semilla es de celulosa, lo que significa que todo el lápiz es biodegradable, seguro para los niños y no tóxico. La empresa que lo fabrica obtiene todas las materias primas localmente, con dos modelos diferentes de producción en sus dos mercados principales; Europa y Norteamérica.

    Originalmente, esta idea fue desarrollada por tres estudiantes del MIT, en 2012. Luego de una campaña de crowdfunding, el proyecto captó la atención del consultor en sustentabilidad danés, Michael Stausholm, quien firmó un acuerdo con los estudiantes para finalmente lanzar la marca en junio de 2013.

    Han pasado sólo unos pocos años y en la actualidad se están vendiendo más de 450.000 lápices al mes en más de 60 países diferentes, de acuerdo con lo que publica el sitio de la compañía.

    “Una de las mayores fortalezas de los lápices Sprout es su poder de aterrizar un tema tan complejo como la sustentabilidad”, explica en una declaración Michael Stausholm, fundador de Sprout World.

    “Una de nuestras tareas más importantes es hacer de la sustentabilidad algo pragmático y comprensible –pero, más que nada, entretenido. Nuestros lápices plantables (…) son perfectos para destacar la reutilización de los recursos de la Tierra. Lo hacemos a una escala pequeña, pero de alguna manera se empieza”, agrega Stausholm.

     

    Fuente, IFLScience.

    Traducción, CCV El Ciudadano

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...