• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Buque Mimosa

    Buque Mimosa

    ENAP presentó ante la gobernación marítima de Valparaíso sus descargos por los resultados del informe de Investigación Sumaria administrativa realizada por la Fiscalía Marítima, en el que, además de constatarse que la estatal habría mentido al declarar la cantidad de litros de crudo vertidos en la Bahía por el Buque Mimosa el pasado 24 de septiembre – primero fueron 3 mil, luego 22 mil y finalmente en referido informe indicó que se trataba de 38 mil litros-,  se estableció la responsabilidad de la petrolera en una serie de irregularidades que habrían sido finalmente las que provocaron el desastre.

    Entre estas, se encuentran graves faltas de procedimiento, entre ellas no seguir los protocolos de la Armada en la maniobra de descarga, no  contar con un eficaz sistema de amarre a la monoboya (punto de entrada del petróleo al terminal de Enap) y no contemplar un procedimiento específico para evitar los riesgos de contaminación en caso de este tipo de sucesos.

    Además se acusa el mal estado de las espías ( cuya ruptura provocó el derrame), que debían tener un largo de 100 metros y soportar 350 toneladas, requisitos que no fueron cumplidos. En concreto, fue el  Departamento de Ingeniería Mecánica de la U. Federico Santa María el que, en el contexto de las pericias encargadas por la Armada, estableció que las espías no tenían la resistencia mínima recomendada por el fabricante.

    Sin embargo, la empresa afirma que el derrame se originó por una mala maniobra del buque, el remolcador Puyehue y una gestión incorrecta de práctico supervisor, por lo que solicitó, tal y como afirmó que haría, nuevas diligencias para determinar responsabilidades, alegando que los informes de la Universidad Federico Santa María carecen de rigor científico.

    Enap señaló que  “las pesquisas están basadas en pruebas efectuadas a espías que resultaron dañadas durante el accidente, al mismo tiempo que el informe no indica que las fibras probadas mostraban claras señas de desgaste e incluso fundimiento, atribuibles al exceso de tensión durante el incidente, lo cual claramente reduce las capacidades de resistencia de las fibras”.

    La empresa, en el comunicado emitido, reitera asimismo su compromiso con la comunidad de Quintero, compromiso puesto en tela de juicio por los pescadores, quienes entre otras irresponsabilidades, ayer presentaron una demanda laboral contra la firma por presuntas vulneraciones de derechos en las contrataciones en faenas de limpieza.

     

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...