• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La Coordinadora No Alto Maipo ha salido a cuestionar el premio Energy Globe Award for Sustainability otorgado por la fundación austriaca Energy Globe al Proyecto Hidroeléctrico Alto Maipo (PHAM), calificándolo como “un recurso mediático/político risible que denota la desesperación de AES Gener y Strabag, dado el rechazo a su nefasto proyecto”.

    Desde No Alto Maipo explican que se trata de un reconocimiento que se le entrega a la iniciativa en las categorías de Diseño de Construcción y Empleabilidad, “dos de las aristas del proyecto más problemáticas y cuestionadas, no sólo por nuestras organizaciones locales, sino que también por algunas de las empresas que abandonaron el proyecto, los sindicatos de trabajadores, así como diversas fundaciones y organizaciones nacionales e internacionales”, sostienen.

    En ese sentido, apuntan que “es de público conocimiento que el PHAM ha enfrentado graves problemas de construcción por errores en los estudios de ingeniería. Recientemente, Strabag se hizo cargo de los trabajos que el contratista CNM abandonó por dificultades imprevistas en la perforación de los túneles, que ponían en riesgo la seguridad de los trabajadores. Hotchief y Ravena demandaron a Alto Maipo ante la International Chamber of Commerce por cobro indebido de garantía”.

    Entre otros cuestionamientos, destacan que el Grupo Luksic, ex socio clave, “lo abandona acusando públicamente a AES Gener de ‘ineptitud’ por sus errores en la ingeniería de minas del proyecto”.

    Además, señalan que “debido a la inexistencia de estudios de hidrogeología apropiados, los túneles en construcción en el sector del río Colorado se han inundado reiteradamente; estos efluentes se vierten directamente a esteros que desembocan en el río Maipo, contaminando con metales pesados y cancerígenos la principal fuente de agua potable para la capital de Chile, según los resultados del estudio del presidente del Departamento de Medio Ambiente del Colegio Médico de Chile, el doctor Andrei Tchernitchin, realizados el años 2017”.

    “El proyecto ha descargado aguas servidas de sus campamentos en los cursos de agua. El proyecto se construye sin considerar el cambio climático que está provocando una sequía profunda y prolongada en gran parte del país, afectando gravemente la cuenca del río Maipo. La construcción del proyecto ha causado daño irreversible a las localidades de Maitenes y Alfalfal (…) Arrieros y pequeños criadores de ganado denuncian que les han impedido acceder a sus lugares tradicionales de pastoreo, que han sufrido robo de animales, accidentes y atropellos de sus caballos y perros guías por vehículos de los contratistas”, son otras de las críticas que pesan sobre Alto Maipo.

    Respecto al premio a la empleabilidad local y aporte a la comunidad, ponen en cuestión el antecedente de que el proyecto entrega empleo al 15 % de la comunidad. “Esta cifra se refiere no sólo a quienes trabajan directamente en la construcción del proyecto, sino que mañosamente suman a quienes prestan servicios ocasionales a la empresa”, aclaran desde la Coordinadora.

    Sobre las becas y aportes financieros a emprendedores locales, se explica que “estos beneficios son entregados a través de mecanismos muy cuestionados por nuestra comunidad, considerados estrategias de co-opción de voluntades, con una gestión poco transparente”.

    También se menciona que el sindicato que agrupa a los trabajadores del proyecto “ha denunciado prácticas antisindicales y malos tratos en los campamentos. Los dirigentes han tenido que recurrir a sucesivas huelgas para lograr mejores condiciones de seguridad, alimentarias y sanitarias en los campamentos”. Junto con ello se apunta que la “fundación austríaca desconoce que Strabag y Alto Maipo enfrentan graves acusaciones de abuso y acoso laboral y, aún más grave, denuncias de trabajadoras por abuso y acoso sexual”.

    Por último, se recuerda que “el proyecto pone en riesgo el abastecimiento de agua de la Región Metropolitana, y su calidad; las aguas cristalinas de la cuenca alta que contribuyen a la dilución de la turbiedad del río Maipo; las aguas subterráneas de toda la cuenca de las que se abastecen muchos pueblos del Cajón del Maipo; y los glaciares vitales para la hidrología de la cuenca”.

    “¿Cómo es posible que se premie un proyecto con este historial, repudiado por amplios sectores de la población? ¿Es ético e idóneo que una fundación austríaca premie un proyecto polémico en Chile que involucra una empresa de su misma nacionalidad?”, finaliza la Coordinadora No Alto Maipo.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...