• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Ganges, es considerado como el río más sagrado del planeta pero también el más contaminado. Es uno de los afluentes  más grandes del subcontinente indio, que fluye en dirección este, desde el norte de la India cruzando la llanura del Ganges hasta Bangladés.

    En la India es considerado un río sagrado y está representado en la cosmogonía hindú por la diosa Ganga, quien según la cosmogonía hindú fue enviada a la tierra por el mismo  Brahma (Dios creador del universo), para ayudar a que las almas alcanzaran el cielo.

    En el hinduismo el río representa el acceso al Nirvana (palabra del sánscrito que se refiere al alcance de un estado de iluminación espiritual), y se cree que por cada baño en sus aguas se elimina un pecado. Es por ello que es común ver a turistas y locales acudiendo al río a bañarse, meditar, rezar o simplemente lavar sus ropas.

    Pese a los poderes míticos del caudal de agua que fluye desde el mismo Himalaya hasta Bangladés, el río muere debido a los altos niveles de contaminación, la cual no sólo se debe a la gran cantidad de restos de animales y cadáveres que se vierten en sus aguas sino también al vertido de aguas residuales y tóxicos industriales.

    Se estima que por cada cien mililitros de agua del río existe un millón de bacterias coliformes, siendo lo normal quinientas bacterias para un baño seguro.

    Según el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés), el río es el hogar de más de 140 especies de peces, 90 de anfibios y 5 de cetáceos de agua dulce, dentro de las cuales se encuentra el delfín del Ganges (platanista gangetica), especie en peligro de extinción única en el mundo; el tiburón del Ganges (Glyphis gangeticus) y el Gavial (Gavialis gangeticus). Además, en los Sundarbans, una zona del delta, es posible encontrar uno de los últimos hábitats naturales del tigre de Bengala.

    Tras la muerte del río peligraría no solo uno de los ecosistemas más variados del planeta sino que desaparecería la fuente de sustento para millones de personas en India, sin contar que su deceso representaría la muerte de la diosa Ganga y la posibilidad de la salmas de alcanzar el cielo o la iluminación.

    El pasado mes de febrero el estado Indio de Uttarajand, asignó una sentencia para dar tanto al Ganges como al Yamua (principal afluente del Ganges) el estatus de persona, con los mismos derechos obligaciones y responsabilidades que un ser humano, por lo que, contaminar el río equivale a agredir a una persona.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...