• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Pripyat

    Ciudad de Pripyat, evacuada hace 30 años tras el accidente de Chernobyl. Imagen: vichev_alex/Shutterstock


    Luego de tres décadas de la evacuación de más de 350.000 personas, algunas partes de la Zona de Exclusión de Chernobyl por fin podrían volver a usarse. Una región que lentamente ha sido reclamada por la naturaleza y la vida salvaje, podría llegar a ser el nuevo sitio para un parque de energía solar y renovable, si el gobierno de Ucrania obtiene los fondos suficientes para su construcción.

    La zona de exclusión fue evacuada en 1986 cuando se rompió un reactor nuclear, liberando residuos radiactivos hacia la atmósfera. Alrededor de 2.600 kilómetros cuadrados han quedado abandonados desde entonces, pero de a poco, cuando la gente se había ido, la naturaleza empezó a proliferar. Un estudio reciente mostró cómo diversas especies de la zona estaban aumentando y asentándose en el territorio, donde se encontraron caballos salvajes, jabalíes, zorros e incluso lobos.

    Han pasado treinta años y, al parecer, una de las más viables formas de generar energía en la zona es la solar. No se espera que las personas vuelvan a habitar el lugar en el corto plazo, considerando que la agricultura y la actividad forestal aún están catalogadas como de alto riesgo, debido a los niveles de radiación en la vegetación. Pero al transformar ciertas partes de la región en granjas solares, se espera que Ucrania al menos pueda cosechar rayos solares.

    El gobierno está buscando inversionistas que ayuden con el financiamiento del proyecto, el que, de acuerdo a The Guardian, planea convertir 6.000 hectáreas en una planta generadora de energías renovables, incluyendo producción solar y de biogas. “El sitio de Chernobyl tiene muy buen potencial para las energías renovables”, dice Ostap Semerak, ministro de medio ambiente de Ucrania, a Bloomberg. “ya tenemos líneas de transmisión de alto voltaje que se usaban en las estaciones nucleares; la tierra es muy barata y tenemos mucha gente entrenada para trabajar en plantas de energía”, agrega Semerak.

    El plan ya tiene un precedente justo al otro lado de la frontera, en Bielorrusia, que recibió uno de los mayores niveles de radiactividad luego del colapso, y donde ya está en construcción una planta solar. El plan para Chernobyl está en busca de fondos, pero las esperanzas ya están puestas en que los trabajos empiecen a fin de este año.

     

    Fuentes, The Guardian, IFLScience

    El Ciudadano

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...