• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Las cebras son animales de cuatro patas, del género Equus, negros con rayas blancas, es su sello distintivo en el reino animal. Hay tres especies de ella que contienen un total de nueve subespecies: Equus quagga, Equus zebra y Equus grevyi, propias de África, una región primitiva a la que han debido adaptarse a lo largo de su existencia, pero ¿sabías que sus rayas son un repelente natural para las moscas?.

    Científicos de la Universidad de Bristol y de la Universidad de California demostraron a través de una serie de experimentos que las rayas de las cebras ofrecen protección contra los insectos que succionan sangre y que propagan enfermedades.

    Para llegar a esta conclusión, experimentaron vistiendo a caballos con abrigos de rayas blancas y negras, emulando a la cebra. El estudio lleva por título “Cebras y moscas mordedoras: análisis cuantitativo de la luz reflejada de abrigos de cebra en su hábitat natural”.

    En principio, los investigadores manejaron dos hipótesis: las franjas podrían servir para vencer la polarotaxis o para ocultar la forma del animal.

    Los resultados aclararon las dudas y según los investigadores “las rayas obstaculizan la visión de los tábanos (una familia de dípteros) durante sus últimos momentos de acercamiento”.

    El informe científico aclara que “la evidencia experimental y comparativa sugiere que las capas de rayas de cebras impiden el ataque de la mosca picadora, pero los mecanismos por los cuales las moscas no pueden atacar a los mamíferos blancos y negros todavía son opacos”.

    Martin How, quien formó parte del equipo de investigación, explica que “las rayas podrán deslumbrar a las moscas de alguna forma, una vez que están lo suficientemente cerca para verlas con sus ojos de baja resolución”.

    Situación complicada

    En los experimentos, los científicos se percataron que la mosca sentía igual atracción tanto para el caballo como para la cebra, pero las cosas se pusieron difíciles para el insecto al intentar caer en masa sobre la piel del animal rayado.

    Los tábanos se posaron con menos frecuencia sobre las cebras y sobre los caballos cubiertos con abrigos rayados.

    Una vez que se acercan a las cebras tienden a pasar volando o chocan contra ellas”, dijo Tim Caro, profesor del Departamento de Vida Silvestre, Pesca y Conservación Biológica de la Universidad de California en Davis.

    De acuerdo con el experto, “las rayas pueden obstaculizar la capacidad de las moscas de un aterrizaje controlado”.

    Este descubrimiento ayuda además a los científicos a comprender qué sucede en la mente de un insecto volador, destacó How, en declaraciones recogidas por The Associated Press.

    Teoría en discusión

    Charles Darwin, un naturalista inglés reconocido por ser el científico más influyente de los que plantearon la idea de la evolución biológica a través de la selección natural, fue uno de los pioneros en intentar dar con la respuesta sobre el porqué de las rayas de la cebra. Entonces “especuló que las rayas sobre los robustos cuerpos de las cebras servían como un código secreto entre hembras y machos a la hora de aparearse”.

    El naturalista británico Alfred Russel Wallace, también formuló una teoría y argumentó que las líneas blancas y negras configuraban un patrón de colores que confundía a los depredadores en la noche.

    Otros menos ingeniosos manejaban la teoría de quelas rayas blancas y negras y la disposición en el cuerpo del animal, únicas e irrepetibles, constituían un código de barras para identificarse mutuamente.

    Investigaciones derivadas

    Erica McAlister, conservadora de moscos y pulgas en el Museo de Historia Natural de Londres, dijo que la investigación ayuda a comprender mejor un tema muy debatido en la comunidad científica: “Llevamos 75 años discutiendo sobre las rayas de las cebras (…) Es otra investigación útil”.

    Los investigadores explicaron en su estudio que cuando las moscas parásitas están rastreando a los hospedadores (cebras), se piensa que cambian de orientación olfativa a visual a distancias relativamente cortas y se han interesado en estimar las distancias en las que las diferentes características de la cebra serían visibles para una mosca que avanza en el viento.

    Para ello, los tábanos “responden visualmente a los animales hospedadores a una distancia de unos 15 metros y los glosinidos giran bruscamente hacia un objetivo visual desde una nube de olor cuando el objetivo se presenta a una distancia de tres metros”.

    Dicho de otra manera, las moscas tenían problemas para calcular las distancia y frenar antes de posarse en las cebras y en las capas rayadas, por lo que acababan rebotando y alejándose.

    Por pintar una burra como cebra fue cerrado zoológico en Egipto

    (Video) Los cuidadores de un zoológico salvan a una cebra recién nacida de morir ahogada

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...