• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Cuatro empresas rusas que suministran animales marinos a acuarios y delfinarios están en la mira de organizaciones ecologistas nacionales e internacionales, por recluir once orcas y 87 ballenas beluga en reducidas piscinas en el mar de Ojotsk.

    Se cree que el destino de estos cetáceos sea venderlas a parques acuáticos en China, mientras las autoridades de Rusia investigan a los captores por la presunta caza ilegal.

    De su lado, organizaciones como Free Whales, Greenpeace, Sakhalin Watch y el actor Leonardo Di Caprio y la actriz Pamela Anderson, se han manifestado por la precaria situación en que permanecen estos animales marinos.

    Las imágenes de estas ballenas en las pequeñas piscinas le han dado la vuelta al mundo, causando indignación, y el mismo presidente de Rusia, Vladimir Putin, ordenó atender el caso, sin dar solución alguna.

    En su momento, el mandatario ruso pidió al fiscal general Yuri Cháika “continuar la revisión del cumplimiento de la legislación” en la bahía Srédniaya, e instó al Gobierno a elaborar una lista de requisitos sobre la caza y conservación de mamíferos marinos.

    El ministro ruso de Medioambiente, Dmitry Kobylkin, solo ha afirmado que están trabajando para poder confiscar estos animales salvajes de origen ilegal y devolverlos a su hábitat natural, como lo demandan algunas ONG.

    Las empresas cazadoras implicadas “aseguran que todo el proceso ha sido legal y que los cetáceos están perfectamente”, algo que contradice la versión de Oxana Fedorova, de la ONG rusa Save Dolphins, según publica el diario español El País.

    Según declaró la activista Dmitri Lisistsyn, directora de Sakhalin Environment Watch, otra ONG local, “la bahía está todavía cubierta con bastante hielo y eso es peligroso en estas circunstancias” para las ballenas, que normalmente migran de lugares fríos y reducidos.

    Los expertos denuncian que estas criaturas marinas “ahora están hacinadas en esos corrales diminutos de 10 por 12 metros, lo que dificulta que puedan mantener su temperatura corporal en el agua helada”.

    Y las empresas están, de alguna manera, amparadas en la ley, y esto se debe a que en Rusia no es ilegal cazar ballenas, siempre que no sea con fines comerciales, punto en el que los ambientalistas y proteccionistas argumentan.

    “La ley permite capturar cetáceos con fines científicos o educativos. Sin embargo, la norma dicta que solo organizaciones rusas pueden hacerlo, que los animales marinos seguirán siendo propiedad de Rusia y que está prohibido usarlos para cualquier actividad comercial fuera del país”, explica el representante de la fiscalía rusa, Alexánder Kurennoy.

    Datos de la agencia Ria Novosti indican que cada ejemplar se vende por un millón de dólares y el precio de una orca comprada en Rusia puede ser de unos 6,5 millones de dólares.

    Pese a estos reportes, no existe alguna prueba que incrimine a las empresas captoras.

    Sin embargo, se especula que las empresas captoras lograron conseguir de forma “irregular” un permiso de la Agencia Federal de Pesca.

    Lo peor de todo esto es que los responsables de las compañías reconocieron que el destino previsto para las ballenas es ir “a trabajar a un acuario”.

    A inicios de marzo, la Guardia Fronteriza del Servicio Federal de Seguridad de Rusia inició varios procedimientos administrativos contra las cuatro empresas relacionadas “a la captura, transporte y mantenimiento de mamíferos marinos” en “condiciones inadecuadas”.

    Pero las investigaciones no avanzan y los activistas se han dado a la tarea de recoger un millón de firmas para acabar con estas violaciones, que de acuerdo con la legislación, suponen la imposición de cuantiosas multas para las empresas implicadas.

    Islandia cerrará su industria de ballenas minke

    (Fotos) Imágenes satelitales ayudan a contar las ballenas en el mundo

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...