• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El presidente de la Comisión de Medio Ambiente, Enrique Accorsi, reconoció que “ven con mucha preocupación que pese a respetarse la legalidad hay antecedentes que no están en el Estudio de Impacto Ambiental”.


    El proyecto minero Pascua Lama cuenta con la aprobación ambiental otorgada por la Corema de la III Región, en febrero de 2006. Sin embargo, la discusión no termina. Ayer, en la Comisión de Medio Ambiente de la Cámara de Diputados una delegación de la provincia de Huasco solicitó que se constituya una comisión investigadora para estudiar las irregularidades en la aprobación del proyecto y la paralización de las resoluciones hasta que no haya un pronunciamiento de la Cámara dando cuenta de las investigaciones.

    La delegación –integrada por Luis Faura, concejal de Alto del Carmen; Jorge Pino, concejal de Vallenar; Iván Espinoza, dirigente de los pirquineros del Valle del Huasco; Juan Peñalosa, del Consejo de Defensa del Valle del Huasco, la hermana Sandra Segovia, en representación de los sacerdotes y religiosas de la provincia; y Lucio Cuenca, director de OLCA- traía bajo el brazo nuevos informes de la Dirección General de Aguas (DGA) sobre la destrucción de los glaciares Toro I, Toro II y Esperanza en la etapa de exploración del proyecto, entre 1995 y 2002. “Esos antecedentes estaban en conocimiento de las autoridades y no fueron tomados en cuenta”, acusa Cuenca.

    El director de OLCA explica que en Toro I y Toro II, Barrick retiró la nieve y puso ripio para construir un camino. En Esperanza, la minera canadiense realizó 150 plataformas de sondaje: perforaciones para analizar la composición mineral de la roca. “Eso explica el retroceso del 50 o 70% de esos glaciares. Acá no hay acción del cambio climático, sino acción directa de la empresa”, agrega.

    No es todo. Cuenca acusa a la empresa de diseccionar el proyecto y presentar Declaraciones de Impacto Ambiental (DIA) en vez de estudios para tres partes que debieron estar integradas al plan original. Se trata de la central termoeléctrica en la comuna de La Higuera -que abastecerá de energía al proyecto-, líneas de alta tensión desde La Higuera hasta Pascua Lama -que incluso tendrían una conexión a Veladero, el proyecto del lado argentino- y la construcción de un centro logístico en Vallenar. “La ley es clara: el proyecto debe ser evaluado en su integridad”, comenta Cuenca.

    “Vemos con mucha preocupación que pese a respetarse la legalidad hay antecedentes que no están incluidos en el Estudio de Impacto Ambiental”, reconoció el diputado Enrique Accorsi, presidente de la comisión. Los parlamentarios remitirán las observaciones a los distintos servicios para tener una respuesta de los antecedentes entregados y dejaron pendiente la votación sobre la comisión investigadora.

    José Miguel Jaque, La Nación

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...