• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Mientras haya pobreza, desempleo y falta de oportunidades, habrá deforestación y minería ilegal en la Amazonía“, así lo expresó Mateo Estrada Córdoba, coordinador de Territorio, Ambiente y Cambio Climático de la Organización de Pueblos Indígenas de la Amazonía Colombiana (OPIAC), en una entrevista ofrecida a El Espectador.

    Señaló que con la creación de la Mesa Indígena Amazónica Ambiental y de Cambio Climático (MIACC), se busca la toma de decisiones adecuadas para la preservación de esta región, con la participación de los delegados indígenas y de países como Colombia, Brasil, Perú y Ecuador.

    “Queremos crear, en conjunto con el Gobierno y con varias ONG internacionales, un fondo indígena para la Amazonía que le de sostenibilidad a los diferentes programas de conservación. Los que hay en la actualidad son pequeños y coyunturales”, aseguró Estrada al ser consultado de cuál es la meta de MIACC a largo plazo.

    Detener la deforestación

    A juicio del líder indígena, el primer paso para detener la deforestación es la coordinación institucional, luego es el reconocimiento de las autoridades indígenas como actores principales del proceso.

    “De los 48 millones de hectáreas que hay en la Amazonía, 26 millones 800 mil corresponden a resguardos indígenas”, acotó.

    Enfatizó que el tercer paso sería darle un papel preponderante a los campesinos y juntas comunales.

    “Finalmente, es necesario que las entidades territoriales, incluidas las alcaldías, las gobernaciones y Corpoamazonia tengan un único plan de choque para combatir la deforestación. No puede haber planes de desarrollo diferentes”, indicó.

    Detalló que dentro de los parámetros mínimos debe estar presente la ausencia de ganadería, minería o explotación de hidrocarburos.

    “Hay que trabajar, más bien, en la conservación de los bosques, luchar por los pagos de servicios ambientales, el etnoturismo, el ecoturismo, el avistamiento de aves, en fin. En el Amazonas hay que apostarle a otras formas de desarrollo”, aseveró.

    Militarización en Perú

    En contradicción con esta propuesta del MICC, el Gobierno de Perú anunció en marzo de este año la instalación de cuatro bases militares en la Amazonía, como una estrategia para combatir la deforestación que produce la minería ilegal.

    El ministro de Defensa, José Huerta, dijo a la prensa desde un cuartel militar de la región Madre de Dios que se instalarán cuatro bases de “alta movilidad” dedicadas a proteger la Amazonía, un hecho inédito a nivel local en el uso de militares en defensa de bosques tropicales.

    Perú ha impulsado desde el año 2010 diversos operativos contra la minería ilegal que han fracasado porque las fuerzas del orden no han permanecido en las zonas intervenidas.

    El país sudamericano es el principal productor de oro de Latinoamérica y el sexto a nivel mundial. Los expertos calculan que hasta el 25 % de la producción de oro anual proviene de la minería ilegal.

    Deforestación en la Amazonia colombiana se duplica

    La Amazonía brasileña peligra si gana Jair Bolsonaro la presidencia

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...