• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La empresa mexicana Biofase fabrica popotes (conocidos como bombillas, pitillos o pajillas en otros países) usando como materia prima la semilla de aguacate, lo que hace el producto menos contaminante al degradarse en 240 días.

    El 80 % de su producción se destina a la exportación. Sin embargo, en México pocos conocen su producto, el cual es una alternativa ecológica y biodegradable ante los popotes de plástico que tardan hasta 100 años en desintegrarse.

    Biofase nació como un proyecto universitario de Scott Munguía. La compañía fabrica biopolímeros a base de la semilla del aguacate y en la actualidad es la productora más grande de biopolímerosen Latinoamérica.

    Actualmente, la empresa genera 130 toneladas de bioplástico al mes. El 40 % de su producción son popotes, y el resto son utensilios de comida descartables, como platos y cubiertos.

    Aprovechan el aguacate

    México es el mayor productor de aguacate del mundo, con más de 1,6 millones de toneladas generadas en 2017, según datos del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria.

    Biofase tiene tres plantas en Michoacán, una de las zonas con la mayor producción de aguacate en la nación azteca.

    “Trabajamos con varias empresas que antes tenían un problema con este desperdicio y les damos un valor adicional”, explica Munguía.

    ¿Alternativa para el planeta?

    Estudios recientes han determinado que, de no parar el consumo de productos desechables a base de polímeros, en el 2050 existirá más plástico que peces en el mar.

    Esta realidad ha generado que múltiples empresas busquen alternativas al plástico para ofrecer servicios a sus clientes. Ahí radica el éxito de Biofase en el mercado.

    Sin embargo, Miguel Rivas, coordinador de la campaña de océanos de Greenpeace México, dijo que se trata de una iniciativa positiva, pero los utensilios hechos a base de compuestos orgánicos (como el hueso de aguacate), siguen siendo una fuente importante de contaminación.

    “Digamos que es un tipo de contaminante más ecofriendly porque duran menos tiempo en el ambiente, pero sigue fomentando el consumo de un solo uso. Lo que debemos plantearnos es si realmente necesitamos usar un popote. La respuesta es no, no lo necesitamos”, comentó.

    Fabrican bolsas ecológicas a partir de conchas marinas y fibras de árboles

    Científicos desarrollan envoltura ecológica para reemplazar empaques de plástico

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...