• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Un año contaminado le tocó vivir a José Luis García Huidobro, director regional de la Comisión Nacional de Medio Ambiente (CONAMA), quien debió lidiar con el conflicto ambiental protagonizado por Celco y sus continuos incumplimientos a la pobre Ley ambiental que rige nuestro país. Califica el último año como “duro y complejo” y lamenta haber sido la cara visible del organismo en el caso de la celulosa.
    García Huidobro está cansado, lo percibimos en su voz durante la entrevista exclusiva que concediera vía telefónica a El Ciudadano. Y es que estar en los pantalones de esta joven autoridad ambiental, no debe haber sido fácil.


    Renunciado director de la CONAMA
    -¿Qué le motivó a dejar tan importante cargo regional?

    -Mi renuncia -que presenté el miércoles 12 de marzo- tiene que ver con temas personales. Este año ha sido una etapa dura y compleja en el tema medioambiental y lamentablemente a mí me tocó ser la cara visible del problema.

    -¿En qué medida relaciona su renuncia con el caso Celco?

    -Celco ha sido el tema del año y la Décima, la región donde más fiscalizaciones medioambientales se realizaron a nivel país. Celco en el 2004 era una empresa despelotada, con una estructura vertical y muy difusa. Lo que vemos en el 2006 es otra industria, que incluso ha creado una gerencia ambiental. Sin embargo, Celco está condenado a vivir con su karma.

    -¿Han ocultado información estas grandes empresas?

    -No te puedo decir si lo hacían antes. Lo que sí puedo asegurar es que, desde febrero del 2005 en adelante, las empresas que ocultaron información respecto a sus procedimientos ambientales, hoy están en una política de transparentar sus problemas.

    -¿Cómo se habría podido prevenir la catástrofe ambiental?

    -Gran responsabilidad le cabe al Estado, por no haber contado con un plan territorial adecuado de protección ambiental. Para nadie es un misterio que hace 30 años la forestal Arauco ya había plantado en la zona grandes extensiones de eucaliptos. Se sabía de antemano que en algún momento una gran industria forestal vendría a instalarse en la zona.

    -¿Cuál es su proyección para Celulosa Arauco y Constitución?

    -El tema Celco está recién a medio camino, a ellos les falta harto por recorrer, sobre todo porque Celco no es sólo Valdivia, sino también Itata y Constitución. Son tres frentes donde tendrán que tener un control permanente.

    Puede ser que Celco actué impecable pero hay temas que no ha cerrado, como la descarga alternativa al río Cruces. Este es un problema en el que tendrá que cruzarse con las diferencias de opinión de la ciudadanía, las que se gatillan por la desconfianza que ellos mismos han creado en la gente.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...