• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Los cientos de desechos que dejan los turistas en las playas o balnearios y a su vez arrastrados por las olas y mareas son comidos por las especies marinas o también se acumulan en los océanos, así lo explicó National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA) para llamar la atención y generar conciencia entre la población.

    La mayoría de los contaminantes provienen de los procesos naturales y las actividades humanas realizadas en tierra.

    De acuerdo con este organismo internacional y con una investigación del profesor Anthony Andrady de la Universidad Estatal de Carolina del Norte y otros, los plásticos se descomponen más lentamente en el mar que en la tierra.

    Esto significa que los objetos hechos de ese material que llegan a las aguas oceánicas directamente antes de que hayan empezado su proceso de degradación, tienen menos probabilidad de romperse y convertirse en microplásticos.

    En cambio, los objetos que han pasado tiempo en la tierra bajo el calor es más probable que se degrade y eventualmente se acumule en basura.

    Por lo anterior, la NOAA hace un llamado a las personas que visitan las playas a recoger cualquier residuo de plástico u otros desechos marinos lo que puede ayudar a que no lleguen al océano. “Lo mejor es que cualquiera puede hacerlo”, exhorta la organización.

    Muchas especies marinas están expuestas por el impacto que generan los desechos de plástico en sus organismos.

    Las tortugas, aves, peces y otros animales marinos corren el riesgo de enredarse con los plásticos que flotan en el mar, ya sea con las redes de pesca, bolsas, botellas y otros objetos de mediano y gran tamaño, que se convierten en trampas mortales para aquellas especies que no logran escapar.

    Una segunda forma de amenaza está en su alimentación. Las especies marinas ingieren estos plásticos, muchas veces porque los confunden con peces pequeños, como en el caso de las tapas de botellas, o porque pedazos diminutos se adhieren a sus alimentos habituales.

    “El plástico produce estragos de varios niveles dentro de su sistema digestivo y los animales mueren por la presencia de estos en sus estómagos. El plástico no puede ser digerido y les genera sensación de saciedad, por tanto, dejan de buscar sus alimentos y tienen problemas para escapar de sus predadores”, explica Shaleyla Kelez, especialista en biología marina y conservación y presidenta de EcOceánica, institución creada para conservar y recuperar los ecosistemas marinos del Pacífico Sudeste.

     

    Continúa leyendo…

    Día Mundial de las Playas: Recolectarán más de 10 millones de kilos de desechos

    (Video) Atraparon un gran pez dorado, lo abrieron y tenía desechos plásticos en el estómago

     

     

     

     

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...