• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Las zonas indígenas de Pimachiowin Aki de Canadá y el Parque Nacional Chiribiquete de Colombia poseen criterios relacionados a los valores culturales y naturales de preservación para ser incluidos en la lista de Patrimonio Mundial de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

    Así lo determinó la UICN luego de revisar las nueve postulaciones presentadas por diferentes países, de los cuales solo siete fueron publicadas por el organismo.

    En el caso de Pimachiowin Aki residen comunidades indígenas que se han esforzado para garantizar la protección de sus territorios ancestrales que pertenecen a las naciones Anishinaabe y que abarcan tres áreas protegidas en una extensión de 2,9 millones de hectáreas en el Escudo Boreal de Canadá.

    El paisaje que muestra más de 7.000 años de conexiones profundas entre las personas y la tierra, posee valores naturales. Por eso lo denominaron Pimachiowin Aki que significa “la Tierra que da vida”, en el idioma de los nativos.

    Los indígenas  han ejecutado una autogestión en la tierra, el agua y otros recursos naturales, entre los que se pueden mencionar el uso del fuego para abrir la cubierta forestal, la manipulación de las vías fluviales, así como la caza, la pesca y la captura tradicional. Estas prácticas han influido en los sistemas y procesos naturales del sitio.

    Pimachiowin Aki alberga diversas especies boreales como el caribú de bosque, el alce, el lobo, la rana leopardo y la reinita canadiense quienes se encuentran en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN.

    Por su parte, el Parque Nacional Chiribiquete de Colombia posee una extensión cercana a los 2,8 millones de hectáreas y está situado en la región amazónica colombiana central. Es considerado uno de los espacios protegidos del mundo irreemplazables en la conservación de mamíferos, aves y anfibios.

    Las comunidades indígenas, incluidos los grupos voluntarios aislados que viven en partes inaccesibles del parque, consideran que Chiribiquete es el hogar ancestral de los jaguares, del puma, del delfín rosado y del tapir amazónico. Toda esta fauna se encuentra en situación de alta vulnerabilidad.

    Este parque fue propuesto en el 2004 como sitio del Patrimonio Mundial, sin embargo no fue considerado debido a la guerra que azotaba el país neogranadino. Los acuerdos de paz, firmados en la Habana en 2015 entre el Gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) han permitido una mejor protección del parque.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...