• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La liviandad con que se toman algunas denuncias de la población local ante la contaminación de nuestro entorno, principalmente de los ríos, deja en evidencia la falta de rigurosidad y responsabilidad con que organismos gubernamentales como el Servicio de Salud y CONAMA actúan frente a estos temas.

    Hace poco más de dos meses que vecinos de la Población Las Lajas, de Los Lagos hicieron pública una denuncia por la contaminación de que era objeto el río San Pedro por parte de una empresa láctea, que tiene ubicadas sus instalaciones en dicha ribera. Los pobladores manifestaban su preocupación por la capa de grasa que aparecía en el afluente en plena temporada veraniega, cuando se registra una elevada concurrencia de público.
    Según algunos dirigentes vecinales, la preocupación radicaba en que muchos niños se bañaban en el río, exponiéndose a problemas de salud.
    Los pobladores llamaron a algunos medios locales y autoridades, entre ellos la concejal Nubi Vera para que tomara cartas en el asunto e investigara el origen de dicha capa contaminante. Fue así como se tomaron muestras de las aguas con el foco contaminante y fueron enviadas hasta el Departamento del Ambiente del Servicio de Salud para su análisis. Sin embargo, la inquietud no fue acogida en dicho servicio y desde allí fue derivada hasta la CONAMA en Puerto Montt, donde se presume sería mucho más rápido el estudio.
    Desde ese entonces hasta hoy han pasado muchos días y el organismo ambiental no ha dado ninguna señal, ya sea de resultados en los peritajes o en la investigación a la empresa láctea Prolesur, que es la que estaría vertiendo líquidos contaminados a las aguas del San Pedro. Por ende, aún no hay respuesta, no sólo para los vecinos que residen en las orillas del afluente, sino también para un pueblo que tiene como única belleza natural este río.
    Entonces nace la duda si los entes fiscalizadores del gobierno están actuando de acuerdo a los intereses de la comunidad, ¿o simplemente se vela cuando hay intereses de tipo monetario de por medio?

    OTRO CASO RECIENTE
    En octubre del año 2005, un camión de la empresa Copec que trasladaba combustible, tuvo un accidente en la ruta 5 sur, cerca de Los Lagos, lo que produjo un derrame de líquidos obviamente contaminantes, arrasando con áreas verdes e incluso un estero. Hasta hoy la respuesta a un supuesto sumario sanitario yace olvidada en la carpeta de alguna oficina.
    Este medio se contactó con el jefe de la oficina provincial de la autoridad sanitaria de Valdivia, Waldo Gallardo, éste sólo señaló que aún había diligencias administrativas pendientes y que después de eso el tema sería analizado por abogados, antes de conocerse la resolución final. Es decir, hay que esperar nuevamente para saber si habrá o no sanción para dichas compañías, responsables de la contaminación de nuestros recursos naturales.
    Por esas razones del destino, en ambos casos están involucradas empresas nacionales con mucho capital; entonces la pregunta que queda es ¿será posible que algún día se conozca alguna sanción? ¿o debemos esperar que alguien saque la cara para defender un interés que es de todos, especialmente de nuestras futuras generaciones? O aún peor, ¿esperar que no haya ninguna solución a la contaminación?

    José Aedo

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...