• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Los volcanes Poás y Turrialba, parques nacionales ubicados en Costa Rica que fueron cerrados desde hace más de un año por sus constantes erupciones, estarían próximos a reabrir, según pronostican las autoridades de ese país.

    El experto del Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Costa Rica (Ovsicori) Eliécer Duarte señaló que hubo una disminución en la actividad volcánica del Turrialba, en comparación con los últimos tres años.

    El funcionario precisó que en este momento la actividad es mucho menor, pero aclara que aún el Turrialba presenta una fuente de energía caliente de gas y vapor, lo que permite la condensación de mucha humedad en este tiempo comparado con los tres años anteriores, a partir de 2014 y hasta 2017.

    “La temperatura que mantienen los gases arriba de 500 grados centígrados es indicativo de que hay mucha energía todavía, pero sin expulsión de ceniza”, dijo.

    En tanto, Poás, un macizo activo por más de cinco décadas, no ha mostrado ni tremor ni sismicidad volcánica importante, lo cual podrá indicar una reducción de la salida de gases y vapores, mientras su lago en ascenso provoca que esta columna de agua produce un amortiguamiento.

    No obstante, advierte que “ningún volcán en activo es de confiar”.

    Este coloso, ubicado a 40 kilómetros al norte de la capital San José, puso en estado de alarma a Costa Rica a inicios de 2017, cuando comenzó a emitir gases con presencia mínima de ceniza y bloques balísticos, superando en ese entonces los 3.000 kilómetros de altura.

    Las erupciones del volcán Poás se sumaron a la actividad del coloso Turrialba, que también registró erupciones de altas magnitudes, superando incluso los 4.000 metros de altura.

    Poás es visitado anualmente por unos 400.000 turistas, quienes son atraídos por su fácil acceso, la laguna de agua turquesa y su gigantesco cráter, que se ubica a unos 350 metros de profundidad, resalta El País de Costa Rica.

    Los expertos esperan que dentro de pocos días las autoridades hagan una nueva evaluación de ambos parques y decidan si vuelven a abrirlos para disfrute de los turistas.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...