• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El Cristo de “La Piedad” de Miguel Ángel tiene un incisivo de más, un detalle casi imperceptible pero intrigante, ya que durante el Renacimiento se  le consideraba como el “diente del pecado“.

    La obra realizada entre 1498 y 1499 y que se encuentra ubicada en la  basílica de San Pedro de la Ciudad del Vaticano,  representa a una jovencísima virgen María sosteniendo a Cristo muerto.

    En lugar de dos, la boca de Cristo cuenta con tres incisivos en la arcada superior, lo que desde el punto de vista odontológico se denomina mesiodens (dientes supernumerarios que aparecen entre los dos incisivos centrales).

    El conocimiento de la anatomía humana por parte de Miguel Ángel es más que evidente en todas sus obras, por lo que causa curiosidad  ¿qué simbolizaba el mesiodens?.

    El diente del pecado

    Durante el Renacimiento las deformidades del cuerpo y las anomalías anatómicas eran interpretadas por algunos pensadores como una figuración del mal y el quinto incisivo era una metáfora del mal y del pecado.

    Incluso al detallar los frescos del Juicio Final de la C”apilla Sixtina se puede apreciar que el artista empleó  alusiones iconográficas al mal original simbolizado por el mesiodensque se repiten en condenados, esqueletos y diablos.

    ¿Cómo se puede explicar que la escultura de Cristo tenga un quinto incisivo?, el historiador de la Academia de Bellas Artes de Roma, Marco Bussagli, tiene la respuesta:

    “De forma críptica, el quinto incisivo del Cristo en brazos de la Virgen  proclama que con su muerte carga en sí mismo todos los pecados de la humanidad y su sangre libera a los hombres del pecado original”, planteó  en su libro “Los dientes y la representación del mal en la obra de Miguel Ángel”.

    El pintor y escultor renacentista no fue el único en representar estas malformaciones dentarias, también las podemos encontrar en La Piedad de Lorenzo Salimbeni (1568-1613) y en las Ilustraciones que realizó Sandro Botticelli (1445-1510) para la Divina Comedia.

    ¿Puedes verlo? Miguel Ángel incluyó caricatura oculta de sí mismo en uno de sus famosos bocetos que no había sido descubierto hasta ahora (+Fotos)

    Fórmula E: Dañan histórica escultura instalada en frontis del Museo de Bellas Artes

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...