• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Alemania vive días de tensión. Después de varias jornadas violentas en las que los movimientos neonazis y de ultraderecha han tomado las calles, la canciller de esa nación, Angela Merkel, llamó a los ciudadanos a movilizarse para plantar cara a la xenofobia contra los inmigrantes.

    “Eso que desgraciadamente vimos durante los últimos días, incluido el fin de semana, estas marchas de extremistas de derecha y de neonazis listos para la violencia, no tienen nada que ver con el duelo de un hombre”, sino que buscan “dar un mensaje de odio, contra los extranjeros, los responsables políticos, la policía y la prensa libre”, declaró ante la prensa el portavoz de Merkel, Steffen Seibert.

    “Tenemos que hacerlo saber claramente”, agregó. “Cada ciudadano puede hacerlo tomando la palabra y tomando una posición contra la división de nuestro país”, indicó en el comunicado reseñado por AFP.

    El doble discurso de  Merkel

    Aunque los detractores de la canciller la acusan de haber hecho aumentar la inseguridad en el país al defender la acogida de inmigrantes, lo cierto es que en julio pasado Merkel aprobó un acuerdo para frenar su ingreso.

    Este acuerdo prevé la instalación de “centros de tránsito” en la frontera entre Alemania y Austria para colocar a aquellos solicitantes de asilo que ya fueron registrados en otro país de Europa.

    Esta decisión afecta a una cuarta parte de los solicitantes de asilo, que pueden ser expulsados en el marco de acuerdos bilaterales.

    La medida también contempla, que serán devueltos al país de la Unión Europea (UE) por el que ingresaron, en el marco de acuerdos bilaterales, y en los casos que no hayan acuerdos posibles será expulsados a Austria que es por donde suelen llegar a Alemania.

    Expulsión y xenofobia

    Solo en 2016 el gobierno alemán expulsó a 25.000 extranjeros irregulares e impidió la entrada a otros 20.000, mientras que unos 55.000 decidieron abandonar voluntariamente el país.

    En ese mismo año, los servicios de seguridad alemanes registraron tres mil 533 ataques y actos de xenofobia contra inmigrantes en este país.

    La ultraderecha protagoniza nueva protesta contra Angela Merkel en Alemania

    Alemania no aceptará a migrantes que previamente se hallan registrado en España

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...