• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El alcalde del pueblo italiano Riace, que se ha convertido en un referente mundial de acogida de inmigrantes, se encuentra en arresto domiciliario bajo la acusación de favorecer la inmigración ilegal.

    Según la Fiscalía, el alcalde Domenico Lucano, junto a su compañera sentimental, Tesfahun Lemlem, a quien se le prohibió la permanencia en Italia, violaron algunas normativas para que los inmigrantes pudieran obtener los documentos de permanencia en la nación europea.

    Se le acusa de fomentar la inmigración ilegal, a través de matrimonios por conveniencia y de haber favorecido a cooperativas locales, donde les da empleo a inmigrantes, para que se ocupen de la recolección de residuos del pueblo.

    Sin embargo, el juez de la causa admitió que “la negligencia que emergió de la investigación en curso no se ha traducido en ninguno de esos delitos hipotizados”.

    En los últimos meses, Lucano había mantenido un enfrentamiento con el ministro del Interior, Matteo Salvini, quien, incluso, bloqueó los fondos destinados a proyectos de acogida de refugiados en Riace.

    Un pueblo de esperanza para los inmigrantes

    El modelo aplicado en este pueblo del sur de Italia es símbolo de esperanza y buen trato a los inmigrantes.

    El caso de esta localidad con un importante problema de despoblación, que pasó de tener pocos cientos de habitantes a más de 2.500, de los que un tercio son inmigrantes, ha dado la vuelta al mundo. 

    El proyecto ideado por Lucano ha conseguido que el pueblo cuente de nuevo con guarderías y colegios y se hayan restaurado casas abandonadas.

     También se han creado granjas educativas y ha sido posible instalar talleres de artesanía y restaurantes, para crear nuevas oportunidades tanto para los lugareños como para los inmigrantes.

    Incluso se implementó un sistema de vales, estampados con las imágenes del Che Guevara, de Gandhi y de Martin Luther King, para que los refugiados los utilizaran como papel moneda.

    El éxito de este proyecto terminó  por convertir al alcalde en un personaje incómodo para el Gobierno italiano.

    “Riace era un pueblo que estaba desapareciendo. La gente de aquí aprendió a dar la bienvenida, a recibir”, comentó Lucano, cuando Salvini arremetió contra él por haberse convertido en una de las voces más críticas contra las políticas de intolerancia a los inmigrantes.

    Salvini responde a Bachelet que Italia no aceptará sermones de la ONU

    Gitanos protestan en Roma contra el racismo de Matteo Salvini

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...