• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El canciller de Irán, Mohamadd Yavad Zarif, anunció este lunes que su país está dispuesto a dialogar con Estados Unidos (EE. UU.) pero sólo si hay un cambio de enfoque fundamentado en el respeto desde Washington hacia Teherán.

    En una entrevista con el diario USA Today –reseñado por Prensa Latina- Zarif acotó que “aunque la confianza mutua no es un requisito para negociar, el respeto mutuo si lo es”.

    Explicó el jefe de la diplomacia iraní que se llegó a un acuerdo con EE. UU., no de dos páginas, sino de 150, en referencia al pacto nuclear sellado en 2015 entre Teherán y seis potencias mundiales, tema que es en la actualidad utilizado por el presidente estadounidense Donald Trump, para atacar a Irán.

    En ese sentido, explica Zarif que a pesar de ese acuerdo, Trump ha decidido abandonarlo, lo cual refleja que el gobierno estadounidense no es un socio negociador confiable.

    “Es un problema que enfrenta la comunidad internacional”, recalcó el canciller iraní.

    Al respecto comentó que en algún momento Irán pensó “que podríamos crear un ejemplo diferente y dejar de lado el pasado, pero esta administración demostró que eso (por ahora) es imposible”, remarcó Zarif.

    “Creo que los seres humanos son capaces de cambiar. Esta administración puede tener un enfoque diferente”, subrayó.

    Irán EEUU

    Irán es uno de los países con las más grandes reservas de petróleo del mundo, y en ese sentido es continuamente amenazado por Estados Unidos

    EE. UU. quiere ir a una guerra con Irán

    Para el analista de The National Interest Paul R. Pillar, el Pentágono tiene todas las intenciones de responsabilizar a Irán por la crisis de Oriente Medio y de esa forma tener un argumento para ir a una guerra contra el país islámico.

    “La Administración Trump ha estado aumentando la tensión y la hostilidad hacia el país persa, creando las bases políticas y psicológicas para una guerra”, destaca el columnista citado por Sputnik.

    En ese sentido, detalla el analista que Trump probablemente aún no cree que sus problemas hayan llegado al punto de ‘requerir’ una guerra y actualmente no parece que sea algo que esté buscando, opina.

    Pero, en este contexto, “la interminable hostilidad hacia Irán ya sirve a la mayoría de los propósitos” de un enemigo externo, impide cualquier acercamiento con EE. UU. y satisface los planes de Israel, Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos —apoyados por Washington— contra Teherán.

    La creciente crisis entre EE. UU. e Irán tiene su origen en el programa nuclear de la República Islámica.

    EE. UU. dice que Teherán utiliza el programa como “tapadera” para fabricar armas nucleares en secreto y con ese pretexto le impone sanciones cada vez más duras.

    Explica RT, que Irán -por su parte- rechaza las acusaciones, defiende los fines pacíficos de su programa y amenaza con cortar el suministro de petróleo si continúan las sanciones.

    Te puede interesar:

    Se remata Latinoamérica: Temer, Macri y Peña Nieto privatizan recursos de sus países

    Directora del FMI: China está construyendo un puente hacia el futuro

     

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...