• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El Gobierno de Francia desplegará cerca de 90.000 policías este sábado para “controlar” al movimiento de protestas de “chalecos amarillos”.

    Este viernes se difundieron imágenes de decenas de estudiantes de rodillas y con las manos en alto, detenidos tras disturbios, lo que causó  revuelo en la nación gala, esto ha levantado la alarma del Gobierno y se prepara para contrarrestar las protestas que se pudieran generar en los próximos días.

    Ante las instantáneas  subidas a las redes sociales, el presidente del Partido Socialista, Olivier Faure, destacó que “Nada justifica esta humillación”,  llamó a no atizar el fuego en un país al rojo vivo por la crisis desatada hace tres semanas por el movimiento de los “chalecos amarillos”.

    Los estudiantes, han manifestado su descontento con  las reformas educativas del Gobierno, y se han sumado a la ola de protestas  que recorre Francia. En estas acciones han  bloqueado desde comienzo de la semana un centenar de centros de educación.

    Las reformas impuestas por el Ejecutivo han llevado al cierre de laboratorios de investigación, y los que permanecen abiertos funcionan con un 30 al 60 por ciento de trabajadores con contratos precarios. Los estudiantes alegan que ellos no se encuentran en mejores condiciones.

    En un instituto de Mantes-la-Jolie, un suburbio al oeste de París, 151 personas fueron arrestadas frente al centro después de que los manifestantes, se enfrentaran con la policía y quemaran dos automóviles.

    El ministro de Educación, Jean-Michel Blanquer, admitió por su parte que las imágenes eran “impactantes” pero pidió “poner las cosas en su contexto”.

    Las protestas comenzaron el 17 de noviembre en oposición al aumento de los impuestos a los combustibles, pero desde entonces se han convertido en un amplio movimiento contra Emmanuel Macron y en el mayor desafío de su presidencia.

    Muchos de los “chalecos amarillos”, llamados así por las prendas fluorescentes de seguridad que llevan puestas,  manifiestan sin violencia, pero algunos se han radicalizado y sobre todo miembros de grupos de extrema derecha y extrema izquierda irrumpieron en las protestas y se enfrentan a la policía.

    Este sábado se tiene previsto que decenas de tiendas de los Campos Elíseos cierren  por precaución, a dos semanas de las Navidades,  los principales museos, incluido el Louvre, no ofrecerán servicio. En todo el territorio estarán movilizados  un total de 89 mil policías.

    Además, por primera vez en más de una década, se desplegarán en la capital vehículos blindados de la gendarmería.

    “Todo indica que elementos radicales, facciosos, volverán a intentar movilizarse” el sábado, declaró el ministro del Interior, Christophe Castaner, justificando  el  dispositivo de seguridad “a gran escala”. “Estas últimas tres semanas ha nacido un monstruo que se ha escapado de las manos de sus progenitores”, citó Efe.

    El presidente Macron, cuyo índice de popularidad ha caído a su peor nivel desde su llegada al poder hace año y medio (23%), se pronunciará sobre la crisis a principios de la próxima semana.

    DS.

    Continúa leyendo

    Continúan masivas protestas en Francia por controvertida reforma laboral

    Protestas en Francia por los recortes en la educación pública

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...