• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Después de que la Interpol rechazara al gobierno ecuatoriano la solicitud de emitir alerta roja contra Rafael Correa para su detención, el exmandatario ecuatoriano reaccionó en su cuenta Twitter y dijo: “Más claro no canta un gallo: rechazan alerta roja por no ser compatible el caso con el respeto a los derechos humanos”, escribió este miércoles en su cuenta en Twitter.

    “¿Se irá preso el exfiscal? ¿Renunciará la “jueza” Camacho? ¿Qué pasará con Chicaíza y Falcón, los testigos falsos? ¿Y con los “peritos”?, Todo fue un gran fraude”, denunció Correa que estimó “muy grave” para un país que la Interpol no haya aceptado la solicitud de su Justicia.

    En Entrevista al diario digital El Estado.net, Correa aseguró que el pueblo ecuatoriano conoce muy bien que todo el montaje para detenerlo forma parte de un gran “show” y fraude de la justicia.

    La Comisión de Control de los Ficheros del ente internacional explicó en un comunicado que la retención de los datos en el Sistema de Información de Interpol no era compatible con la obligación del organismo de asegurar la efectiva cooperación entre autoridades policiales dentro del marco de respeto a la Declaración Universal de Derechos Humanos.

    Ante esta explicación, el ahora líder político consideró que se trata de una “humillación” para el país. “Quisieron decirle: ‘no confiamos en tu sistema de justicia. Toda esta persecución política es una payasada’. Esto es un atentado claro a los Derechos Humanos y no son un Estado de derecho”, expresó.

    La fiscalía ecuatoriana lo culpa de “secuestrar” al exlegislador opositor Fernando Balda,  en 2012 en Colombia, donde emigró para evadir una condena de injurias en un proceso que le inició el ex mandatario ecuatoriano.

    En la investigación se determinó que los plagiadores actuaron en complicidad con agentes ecuatorianos de la Senain, organismo presidencial, y que sus operaciones habían sido autorizadas y financiadas desde la Presidencia de Ecuador, que ejercía entonces Correa, según información revelada por la actual justicia ecuatoriana.

    Sobre esta acusación, Rafael Correa dijo que los secuestradores “eran sus propios socios”.

    “Todo es una mentira. Todo es una farsa. No hay pruebas. Y para ese momento estaba Lenín Moreno de vicepresidente. ¿No se va a dar cuenta que la policía de Senain era política? y lo más graves es que los peritajes llegan a la conclusión de que la operación Windsor se levantó para secuetrar a Balda y luego se desclasifican documentos de Senain con este gobierno demostrando en 2012 no existía ninguna operación Windsor y que de paso empezó fue en julio de 2013. ¿Saben lo que significa que te culpen de haber levantado una operación que después se demuestre que no existía? Es un fraude procesal”, explicó.

    El expresidente se encuentra en Bélgica y afronta una orden de prisión preventiva, pero solo podrá ser enjuiciado si es capturado o si se presenta ante el tribunal, pues la ley impide que sea juzgado en ausencia por ese delito castigado con hasta siete años de cárcel.

     

    Continúa leyendo…

    Interpol pone un freno a la persecución judicial contra Rafael Correa

    Se reactiva acoso judicial contra Rafael Correa ¿Cómo funciona la persecución en su contra?

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...