• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Un anuncio histórico podría emanar de la segunda cumbre entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, que se celebrará los días 27 y 28 de febrero en la capital de Vietnam, Hanoi.

    Desde hace semanas, crecen los rumores sobre la negociación más importante que intentaría concretar el Mandatario estadounidense en el encuentro.

    Su apuesta, según reseñan agencias como AP, sería convencer a Kim para que se comprometa con la desnuclerización a cambio de una declaración de paz que haga historia al marcar el fin formal de la Guerra de Corea.

    “Semejante anuncio constituiría un hecho histórico. Sería consecuente con la oposición de Trump a las “guerras eternas”. Y al producirse más de seis décadas después del fin de las hostilidades, parece responder al sentido común”, refirió AP.

    Se vieron las caras en julio de 2018 en Helsinki. Foto: Web.

    La primera cumbre entre los dos mandatarios se desarrolló en julio pasado en Helsinki, Finlandia, pero más allá del inédito apretón de manos, no dejó una ruta clara para el avance en el tema de la desnuclearización.

    Después de eso, mucha agua ha corrido bajo el puente y algunas declaraciones de ambos líderes han puesto sobre la cuerda floja los primeros avances.

    Este miércoles, Trump dijo que no tienen ninguna prisa en desnuclearizar a Pionyang mientras no haya ensayos nucleares. “El objetivo final es la desnuclearización de Corea del Norte, y creo que la veremos. Pero no tengo un calendario urgente al respecto”, expresó.

    No se han dado avances claros sobre la desnuclearización. Foto: EFE.

    La Guerra de Corea se desató tras la invasión de la península después de la Segunda Guerra Mundial. Aunque el conflicto teóricamente terminó en 1953 con un armisticio, nunca se llegó a un tratado formal de paz y por eso es considerada la “guerra más larga de Estados Unidos”, refirió AP.

    Washington mantuvo una zona de influencia en el sur, mientras la del norte la tuvo la Unión Soviética.

    Actualmente, la Casa Blanca mantiene una fuerte presencia militar en Corea del Sur y, desde hace varias décadas, implementa una política de sanciones económicas contra Corea del Norte, para intentar forzar un cambio.

    La lucha por el tratado de paz es histórica para Pionyang y supondría para el líder norcoreano la posibilidad de bajar la presión comercial contra su país y abrir puertas en las relaciones internacionales. Falta ver qué tanto se avanza en el próximo encuentro y qué pasos está dispuesto a dar Trump.

    Corea del Norte advierte a EE. UU. que sanciones podrían paralizar la desnuclearización

    Descubren base de misiles no declarada en Corea del Norte

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...