• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Un total de 38 dominicanos fueron detenidos por la Guardia Costera de Estados Unidos al noroeste de la costa de Puerto Rico y luego deportados a sus territorio de origen.

    Los sujetos detectados en el área del paso de la Mona, pertenecían a un grupo de 38 inmigrantes interceptados por las autoridades estadounidenses durante una operación rutinaria de vigilancia en la zona.

    Uno de los aprehendidos dominicanos, enfrentan varios cargos federales por intento reiterado de entrar en territorio estadounidense y dos brasileños, quienes serán entrevistados por personal de inmigración de EE.UU.

    Michael Vega,  jefe del Sector San Juan de la Guardia Costera, dijo que la operación realizada incluye las labores de patrulla marítima para combatir la inmigración ilegal.

    “La coordinación, determinación y eficiencia entre la Guardia Costera y el Grupo Interagencial Frontera del Caribe que operan a diario para identificar las amenazas marítimas en nuestra zona condujo a la detección e interceptación exitosa de esta embarcación sobrecargada y en condiciones de navegar”, declaró.

    Según las autoridades, el grupo de inmigrantes viajaba a bordo de una embarcación de madera de 6 metros sobrecargada, cuando se encontraba al noroeste de Aguadilla, municipio de la costa noroeste de Puerto Rico.

    El grupo de inmigrantes estaba compuesto por 32 hombres y seis mujeres.

    El Grupo Interagencial Fronterizo del Caribe originado para enlazar los esfuerzos de la Aduana y Protección Fronteriza, la Guardia Costera, el Servicio de Inmigración y Aduanas, la Fiscalía Federal del Distrito de Puerto Rico y las Fuerzas Conjuntas de la Policía de Puerto Rico de Acción Rápida (FURA), vigilan las aguas que separan República Dominicana de Puerto Rico.

    Otra de las tareas que desarrollan estos cuerpos de seguridad es brindar protección a las fronteras de Puerto Rico y las Islas Vírgenes de los Estados Unidos contra el tráfico ilegal de emigrantes y drogas.

    Agentes de la base se Ramey tomaron la custodia de los migrantes frente al posible enjuiciamiento federal, mientras que el cortador equipo de José Tezanos expulsó los extranjeros isleños que quedaron en la República Dominicana, donde fueron transferidos a un recipiente de la Armada Dominicana.

     

     


     

     

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...