• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    En Italia, el vicepresidente de la Cámara de Diputados, Luigi Di Maiom, y el vicepresidente y Ministro del Interior, Matteo Salvini, expresaron su apoyo al movimiento de los “Chalecos Amarillos” en Francia, una posición que pudiera considerarse como un “enfrentamiento” con el presidente galo, Emmanuel Macron.

    Al criticar que Macron gobierna contra su pueblo, Di Maio llamó a “no ceder” en esta lucha popular, a través de un artículo publicado en su blog, en el que asegura que “una nueva Europa está naciendo”.

    En el texto, se resalta que el “espíritu” de las protestas en Francia es el mismo que derivó en 2009 en la fundación del Movimiento Cinco Estrellas (M5S) en Italia, el cual se autodefine como una “libre asociación de ciudadanos” y no como un partido político, porque está en contra del sistema político tradicional formado por partidos políticos.

    Para Di Maio, “tanto en Francia como en Italia la política se ha vuelto sorda a las exigencias de los ciudadanos, excluidos de las decisiones más importantes que afectan al pueblo. El grito que se eleva fuerte de las calles franceses es en definitiva: ‘dejadnos participar'”.

    Diálogo infértil

    El movimiento de los “Chalecos Amarillos” emprendió su lucha popular hace más de un mes y ha puesto los ojos del mundo sobre el Gobierno francés, al reportar un saldo lamentable de victimas mortales y daños materiales, toda vez que realizan una manifestación.

    El presidente Emmanuel Macron ha denunciado la “extrema violencia” de este movimiento y también ha considerado, hasta la semana pasada, que quienes “cometen esos actos olvidan la esencia de nuestro pacto cívico” y advierte además que “se hará justicia”.

    Sus aseveraciones, con las que pretende un diálogo que en realidad resulta infértil, se pueden consultar en un mensaje en su cuenta de Twitter, en el que lamentó que “una vez más, una extrema violencia ha venido a atacar a la República, a sus guardianes, a sus representantes, a sus símbolos”.

    Más apoyo

    Pese a estas polémicas declaraciones del mandatario francés y el contexto violento que rodea a los Chalecos Amrillos, Salvini ha condenado con “total firmeza” la violencia en las últimas manifestaciones, que el fin de semana llegaron a su punto máximo de congregación, con 50 mil ciudadanos protestando ante el Gobierno de Francia.

    Yo apoyo a los ciudadanos honestos que protestan contra un presidente que gobierna contra su pueblo“, afirmó el jefe de la Liga, citado en medios digitales.

    Pero Di Maio, por su lado, fue un poco más allá y ofreció ayuda de su Movimiento (M5S), particularmente de su plataforma en Internet, bautizada “Rousseau”, para “organizar eventos en el territorio” o incluso “escoger candidatos” y “definir el programa electoral” a través de su sistema de voto.

    El líder político también señaló que “el gobierno de Macron no está a la altura de las expectativas y algunas políticas implementadas son realmente peligrosas, no solo para los franceses, sino también para Europa”.

    Según el diario Le Parisien, el portavoz del Gobierno francés, Benjamin Griveaux, tuvo que ser evacuado de su despacho después de que decenas de manifestantes irrumpieran en la sede de su oficina el pasado sábado.

    Datos del Ministerio del Interior de Francia, publicados por el periódico francés Le Monde, indican que solo en la capital francesa se congregaron al menos cuatro mil manifestantes de los llamados Chalecos Amarillos.

    En pie de lucha

    Si bien Macron y demás autoridades de su Gobierno iniciaron el año con un tono más elevado a la hora de referirse y actuar frente a este movimiento popular, el objetivo de los Chalecos Amarillos es claro: “demostrar que pueden mantener el pulso con un Gobierno que sienten que sigue sin ‘entender’ lo que le reclaman”.

    Pero los esfuerzos han sido desestimados, pues el ministro del Interior, Christophe Castaner, dijo: “50 mil es poco más de una persona por municipio de Francia. Esa es la realidad de los Chalecos Amarillos hoy. Se ve bien que ese movimiento no es representativo de Francia“.

    Macron, por su parte, ha hecho varias concesiones: “anuló la tasa a los carburantes previstas para este enero, aprobó varias medidas para aumentar el poder adquisitivo ciudadano por un valor estimado en 10.000 millones de euros, decretó un aumento del salario mínimo en cien euros” y la exención de impuestos y cargas fiscales a las horas suplementarias.

    De cara al futuro y las exigencias de los Chalecos Amarillos, Macron solo ha llamado a un diálogo nacional sobre los referendos de iniciativa ciudadana (RIC), para mediados de este mes.

    Chalecos Amarillos referendos iniciativas populares (RIP)

    (+Video) “Chalecos Amarillos” protestan en Francia por octavo sábado consecutivo

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...