• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El viaje astral es una experiencia extra corporal,  durante la cual la conciencia deja temporalmente el cuerpo físico en reposo y utiliza el cuerpo astral -o cuerpo sutil- de forma independiente.  Este fenómeno también puede ser definido como la sensación de estar flotando proyectado fuera del cuerpo.   Esta separación de cuerpo y espíritu, puede ser espontánea o voluntaria. De allí deriva el nombre de desdoblamiento astral.

    Entendiendo esto,se puede decir que al desdoblándose del cuerpo y asumir la conciencia en un plano superior al terrenal, donde no se cuentan con las limitaciones del cuerpo, se llena la mente de imaginación con todas las cosas que se pueden hacer, como viajar a la velocidad del pensamiento, estar donde se quiera y con quien quiera.

    ¿Se puede tener sexo en el plano astral?

    El sexo es definido como el conjunto de comportamientos que realizan al menos dos personas con el objetivo de dar o recibir placer sexual. Muchos creen que tener sexo sólo implica una experiencia física en la que dos personas  mantienen relaciones sexuales. Sin embargo, increíblemente, algunos escépticos afirman que existen otras formas de practicar sexo no físico, totalmente distintas de las relaciones sexuales como las concebimos, más allá de nuestros cuerpos físicos. Son las denominados relaciones sexuales no corpóreas, mantenidas supuestamente en el plano astral.

    En una entrevista que publicó Mirro Online, Steve G. Jones, experto en proyección astral, defiende la posibilidad de que las personas pueden desprenderse de sus cuerpos físicos para hacer el amor en otro plano no físico.  “Se trata de un proceso en el cual dos personas salen de sus cuerpos físicos para entrar en el plano astral e interactuar íntimamente con las almas de los demás” dijo.

    ¿Cómo sería el sexo astral?

    Estamos hablando de relaciones sexuales no corpóreas, Además de que es más seguro que el sexo real y más barato que el sexo virtual. “Encontrarás que puedes llegar a estar mucho más entrelazado en el cuerpo astral que en el cuerpo físico. La retroalimentación es muy importante durante las relaciones sexuales y que a veces se pierde en el mundo físico… pero en el mundo astral,  es automática, ya que está viendo tu alma”, explicó el especialista astral.

    Estas sensaciones etéreas son fundamentalmente subjetivas en los estados mentales, en este acto se puede lograr conseguir orgasmos reales, “el orgasmo que se consigue se produce por la unión de las almas y las energías. Algunos testimonios de personas que han vivido esta experiencia de sexo astral aseguran que ellas han sido capaces de mantener esas placenteras sensaciones, aun después de que sus almas regresen al cuerpo físico” sostiene Jones.

    Según explica, para que un encuentro sexual astral tenga éxito, las parejas astrales deben tener una gran sincronización a la hora de realizar el enlace astral, esta complementación es mucho más íntima“porque todas las intenciones… todos los sentimientos que aparecen en el alma de la persona se muestran de forma automática”, no hay ninguna mentira entre los involucrados, no hay mentira posible concluye Jones.

    ¿Existe algún peligro en el sexo astral?

    No existe nada fuera de lo común si lo practicas con tu pareja, pero existen posibilidades sombrías detrás del sexo astral. Los practicantes dicen que se puede viajar fuera de su cuerpo y fusionar las energías con su pareja mientras duermen y lograr un intercambio afectuoso de experiencias. Aunque, en el peor de los casos, hay expertos en proyección astral que han logrado “visitar” a una persona sin permiso. Desde otra óptica, estaríamos hablando de una “violación astral”.

    Especialistas también advierten sobre la posibilidad de encontrarse con la presencia de ciertas entidades negativas (demonios), que también habitan el plano astral, seres astrales mucho más inteligentes y astutos,  que tendrían la capacidad de cambiar de forma, leer nuestros sentimientos, pensamientos y adaptarse a ellos para engañarnos. El contacto con estos seres, por descontado, causaría pérdida de energía, depresión, ansiedad, vergüenza, miedo y pensamientos suicidas en el mundo real.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...