• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Un total de 104 millones de menores, uno de cada tres niños y jóvenes en edades comprendidas entre 5 y 17 años que viven en países afectados por conflictos bélicos o desastres naturales no asiste a la escuela. La cifra representa más de un tercio de la población mundial sin escolarizar, que asciende a 303 millones de infantes a escala global.

    “Futuros Robados: jóvenes y sin escolarizar” (Stolen Futures: Young and out-of-school, en inglés), publicado recientemente por el Fondo de las Naciones Unidas (Unicef) analiza la situación educativa de los niños y jóvenes desde la edad preescolar hasta la secundaria en todos los países. Para la realización del informe Unicef utilizó datos del Instituto de Estadística de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) y realizó encuestas en hogares.

    Futuros robados: Guerras impiden a más de 104 millones de menores asistir a la escuela

    Foto: Web

    La directora ejecutiva de Unicef, Henrietta Fore, subrayó que, cuando un país se ve afectado por un conflicto o desastre, los más jóvenes “son víctimas por partida doble”. “A corto plazo, sus escuelas sufren daños, son destruidas, ocupadas por fuerzas militares o incluso atacadas deliberadamente; debido a ello, se suman a los millones de jóvenes que no asisten a la escuela y que, a medida que pasan los años, rara vez regresan”, puntualizó.

    EL informe especifica que en algunos casos dos de cada cinco no termina la escuela primaria. Mientras que los más pobres tienen cuatro veces más probabilidades de no asistir a la escuela que sus compañeros de familias más ricas.

    Pobreza, una de las causas

    Fore,  agrega que “A largo plazo, ellos y los países donde viven seguirán enfrentándose a ciclos perpetuos de pobreza”. Recordó, que menos del 4% de los llamamientos humanitarios mundiales son destinados a la educación.

    Piden se invierta más en una educación “de calidad” que permita a los niños y jóvenes de los países afectados por emergencias humanitarias complejas y crisis prolongadas “aprender en un entorno seguro, desde la enseñanza preescolar hasta la secundaria superior”.

    Futuros robados: Guerras impiden a más de 104 millones de menores asistir a la escuela

    Foto: Web

    Unicef afirma que en la tendencia actual el número de jóvenes de 10 a 19 años aumentará a más de 1.300 millones para 2030, lo que representa un aumento del 8%. Es por ello que el documento aboga por proporcionar a estos futuros trabajadores “una educación de calidad y mejores perspectivas de empleo”, lo que se traducirá en “mayores beneficios económicos y sociales”.

    “Este es un momento crítico en la historia. Si actuamos con prudencia y urgencia, podemos empoderar y capacitar a los jóvenes a fin de que estén preparados para crear sociedades pacíficas y prósperas”, incidió Fore, para quien la alternativa “es demasiado sombría”. “No podemos permitirnos el lujo de fracasar”, concluyó.

    Futuros robados: Guerras impiden a más de 104 millones de menores asistir a la escuela

    Foto: Web

    El documento fue  presentado con motivo del 73º período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

     

    Educación de miles de niños palestinos se podría ver afectada tras recortes de EE. UU.

    La gran mayoría de niños sirios que se encuentran refugiados no reciben educación

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...