• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Gina Haspel, la nominada por la Casa Blanca para dirigir la Agencia Central de Inteligencia (CIA), asumió su dirección de manera interina en sustitución del hasta hoy máximo responsable, Mike Pompeo, quien fue confirmado por el Senado como nuevo secretario de Estado.

    La ONG estadounidense National Security Archive, de la Universidad George Washington, ha publicado este jueves un extenso informe sobre Haspel a cargo de Tom Blanton and John Prados. Se trata de un grupo de documentos desclasificados de la CIA que demuestran que Haspel supervisó “personalmente” torturas de al menos un detenido y ordenó la destrucción de videos que podrían haber servido como evidencia.

    Reino Unido

    Donald Trump quiere a Gina Haspel en la CIA

    “La nominada por la administración Trump para ser directora de la CIA, Gina Haspel, supervisó personalmente la tortura de un detenido de la CIA en el 2002 que condujo al menos a tres sesiones del ‘submarino’ -una forma de tortura por inmersión en agua-, y luego redactó un telegrama en el que ordenó la destrucción de la cinta de video”, señala la investigación de National Security Archive.

    Gina Haspel apoyó iniciativas de tortura a lo largo de varios años. En noviembre de 2002, cuando era jefa de una base de la CIA en Tailandia, supervisó y apoyó el programa de tortura de dos psicólogos, James Mitchell y Bruce Jessen, hasta que en el año 2009 el presidente Obama puso fin a dicho programa.

    Los documentos citados por National Security Archive incluyen 12 telegramas que Gina Haspel redactó personalmente o autorizó, que describen en detalle varias sesiones de tortura en el “sitió negro” de Tailandia, dirigido entonces por la actual jefa de la CIA.

    Lázaro Fariñas, periodista cubano radicado en Miami, Estados Unidos, señala sobre Haspel: “El trompo loco de Donald Trump ha buscado un personaje siniestro que nada ha tenido que ver con la política, pero sí con la CIA, en la cual ingresó en 1985. Su nombre es Gina Haspel, apellido que adoptó de su ex marido, ya que su nombre de nacimiento es Gina Cheri Walker”.

    “Esta mujer -añade Fariñas- tiene un currículum impecable dentro de la CIA. Ha ocupado numerosos puestos dentro de la Agencia en los más de treinta años que lleva en la misma. Pero el más destacado y por el cual más se le recuerda fue como jefa de la Estación de la CIA en Tailandia. Desde ese puesto, esta mujer fue responsable de innumerables actos de tortura dentro de una cárcel secreta que tenía la CIA en aquel país que se conocía por el pintoresco nombre de Ojo de Gato”.

    “No se sabe si el Congreso ratificará el nombramiento como directora de la CIA de este ejemplar de mujer siniestra, calculadora y fría, pero el solo hecho de haber sido nombrada ya dice mucho más de por dónde siguen viniendo los tiros que el Presidente sigue disparando desde la Casa Blanca”, concluye Fariñas.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...