• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Las elecciones del pasado martes en Estados Unidos (EEUU), además de reflejar la profunda división política y social de ese país, marcaron un precedente histórico favorable para las minorías y sus líderes, quienes lograron ganar varios escaños dentro del poder legislativo e incluso triunfar en gobernaciones.

    Si bien el partido republicano aún mantiene poder dentro del senado y en la gran mayoría de las gobernaciones, 26 de las 36 que estuvieron en disputa, lo notable de esta elección es que quienes llegaron al senado o a la primera magistratura en regiones, son representantes de las minorías que el propio Presidente Donald Trump ha atacado desde su campaña presidencial y en sus primera mitad dentro de la Casa Blanca.

    Homosexuales, afroamericanos, mujeres, latinos, indígenas, socialistas, musulmanes, inmigrantes y demás minorías hicieron valer su poder de voto para llevar a sus representantes a estas esferas de la política estadounidense, que comenzarán a laborar a partir de enero próximo.

    Una de las más resaltantes es la neoyorquina Alexandria Ocasio-Cortez, de 29 años y quien resultó ser es la mujer más joven en ser electa al Congreso. Esta joven hija de puertorriqueños, es una demócrata y fiel defensora de la clase obrera, promueve políticas progresistas a favor de los migrantes y se declara como socialista.

    Una vez fue electa, sus primeras palabras fueron: “Este es el comienzo de un nuevo movimiento”.

    Ocasio-Cortez fue electa en Nueva York

    Ocasio-Cortez, según reseña la BBC, trabajó como voluntaria en la campaña política de Bernie Sanders, el candidato socialista que se enfrentó a Hillary Clinton por la nominación del partido Demócrata previo a las elecciones de 2016.

    Recoge la BBC que para su campaña a la Cámara de Representantes, “rechazó el dinero de cabilderos y los millonarios grupos de apoyo a los candidatos demócratas ya que en su opinión, sin esa presión se puede ‘escuchar más claramente a la gente y hablar de sus necesidades con mayor honestidad”.

    Además, la representante de la comunidad del Bronx, estudió Economía y Relaciones Internacionales en la Universidad de Boston. una vez culminados sus estudios se desempeñó en distintos trabajos nocturnos como bartender y camarera “para complementar el salario de su madre como limpiadora de casas y conductora de autobuses”, según describe el sitio web The Intercept.

    Entre sus propuestas para llegar al senado, Ocasio-Cortez destacó la importancia de la atención médica universal, la universidad gratuita y la reforma de la justicia penal. También se mostró partidaria de abolir el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) y de iniciar en el Congreso un proceso de destitución del presidente Donald Trump a través del impeachment.

    La clase trabajadora, donde existen muchos inmigrantes, es uno de los grupos más menospreciados en EEUU

    ¿Qué otra minorías tienen sus representantes?

    Así como Ocasio-Cortez representa a los migrantes, la clase trabajadora, los latinos y el ala socialista de los demócratas, otras liderezas y líderes lograron ganar en los comicios del pasado martes.

    Así es el caso de Ilhan Omar, una refugiada somalí de religión musulmana, quien se convirtió en noviembre de 2016 en la primera legisladora somalí-estadounidense del país.

    Dos años después es la primera mujer de ese origen en llegar al Congreso en representación de Minnesota. La musulmana demócrata de 33 años huyó junto a su familia de la guerra de Somalia, vivió cuatro años en un campo de refugiados en Kenia y llegó a Estados Unidos a los 12.

    Ilhan Omar llegó como refugiada a EEUU

    Describe un despacho de El País que Omar promueve la sanidad universal, la abolición de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE por sus siglas en inglés), la gratuidad de la matrícula en las universidades y el aumento del salario mínimo a 15 dólares la hora.

    Otra musulmana acompañará a Omar en esa sección del Congreso estadounidense y será Rashida Tlaib, quien llega como representante de Detroit y es hija de inmigrantes palestinos.

    Tlaib se unirá a Omar como la segunda mujer musulmana en ir a la Cámara de Representantes. En el caso de la senadora electa de orígenes palestinos, es madre de dos hijos y en 2008 fue la primera musulmana en ganar Cámara Legislativa de Michigan. La abogada, de 41 años, integra el ala más progresista del Partido Demócrata

    Rashida Tlaib es hija de inmigrantes palestinos

    Dos mujeres indígenas al senado

    Otro caso notable es el de Sharice Davids y Deb Haaland. Ambas, del partido demócrata, se convirtieron -el pasado martes- en las primeras mujeres indígenas en llegar al Congreso de EEUU.

    En el caso de Davids, de 38 años y quien fue criada por una madre soltera y veterana del ejército, es una abogada, ex luchadora de artes marciales mixtas y declarada lesbiana, derrotó al actual representante republicano Kevin Yoder en el estado tradicionalmente conservador de Kansas.

    Sharice es nativa americana de la Nación Ho-Chunk de Wisconsin. Según Wikipedia, el nombre Ho-Chunk proviene de la palabra Hochungra, que significa “Gente de la gran voz“. Esta etnia no tiene siquiera una reservación oficial propia, sino que tiene parcelas de tierra entregadas en fideicomiso como pueblo o nación indígena designado por el gobierno federal.

    Sharice es nativa americana de la Nación Ho-Chunk de Wisconsin

    Por su parte, Deb Haland, de 57 añops, llega al congreso como representante de Nuevo México. Es madre soltera, abogada y sus padres también estuvieron en el ejército. Viene de ser presidenta de su partido en su estado.

    Haaland pertenece a la tribu de Pueblo de Laguna, una de las 566 reconocidas legalmente en el país. Lleva casi dos décadas dentro de la política. En 2008 trabajó de voluntaria en la primera campaña presidencial de Barack Obama y cuatro años después volvió a trabajar para el entonces candidato, esta vez como responsable de los votantes nativos de Nuevo México.

    En 2015 se convirtió en la líder del Partido Demócrata del Estado y contribuyó a que la Cámara de Representantes de Nuevo México pasara a control demócrata.

    Davids y Haaland están también entre los demócratas que lograron voltear escaños a favor de su partido en la Cámara de Representantes, para retomar su control de manos republicanas.

    Deborah Haaland participó en ambas campañas presidenciales de Barack Obama

    Mujeres afroamericanas y latinas

    Otras tres mujes resaltan entre las electas al nuevo congreso estadounidense: Las latinas Verónica Escobar y Silvia García y la afroamericana Ayanna Pressley.

    En el caso de Pressley, originaria de Chicago; es la primera afroamericana de Boston, Massachusetts, en llegar a la Cámara Baja y convertirse en congresista.

    Pressley representa al ala progresista del Partido Demócrata y dio la sorpresa en las primarias cuando desbancó a Michael Capuano, un político con 20 años de experiencia en el Congreso.

    La victoria de Pressley, de 44 años, llegó tras ser concejala de Boston desde 2009. Ella, explica El País, creció “en un barrio difícil de Chicago, donde su madre la crió prácticamente sola mientras su padre entraba y salía de la cárcel. Fue víctima de acoso sexual cuando era niña y nuevamente a los 19 años, y siempre ha defendido los derechos de las mujeres”.

    Ayanna Pressley fue víctima de acoso cuando niña

    Por su parte, Verónica Escobar y Sylvia García, se convirtieron en las primeras mujeres latinas de la historia en ser electas para el Congreso en el estado conservador de Texas.

    En el caso de Escobar, es una política estadounidense de El Paso, Texas, que se ha desempeñado como Comisionada del Condado y Juez del Condado de El Paso del 2010 al 2017. Creció en una granja lechera de su familia junto a sus padres y sus cuatro hermanos.

    Por su parte, Sylvia García, nació en Palito Blanco, Texas, y es la octava de 10 hijos. Es graduada en Trabajo Social y luego recibió su Doctorado en Jurisprudencia de la Escuela de Derecho Thurgood Marshall en la Universidad del Sur de Texas.

    A principios de la década de 1980, la alcaldesa de Houston, Kathryn Whitmire, nombró a García como juez presidente del Sistema Municipal de Houston. En 1998, García se convirtió en contralora de la ciudad de Houston.

    Sylvia García y Verónica Escobar se impusieron en el estado conservador de Texas

    Nuevos gobernadores: la primera mujer en Dakota del Sur y el primer homosexual en Colorado

    Kristi Noem y Jared Polish ahora son gobernadores. En el caso de Noem, es la primera mujer en ser electa gobernadora en Dakota del Sur; mientras que Polish, resultó ser el primer homosexual declarado en ganar como gobernador de un estado en EEUU.

    Noem, integrante del partido republicano, es una política estadounidense que fue representante de los Estados Unidos para el distrito congresional en general de Dakota del Sur desde 2011.

    También integró la Cámara de Representantes de Dakota del Sur desde 2007 hasta 2011.

    La republicana Kristi Noem

    Por su parte, Polish, quien tiene dos hijos con su pareja, es un político, empresario y filántropo demócrata, que formó parte del Segundo Distrito Congresional de Colorado desde 2009.

    A los 16 años, harto del instituto, logró entrar en la Universidad de Princeton. A los 20, aprovechó el ‘boom’ de las puntocom y creó una empresa que lo convirtió en millonario antes de graduarse.

    Luego potenció la compañía de sus padres y volvió a aumentar su fortuna. Hoy se estima que tiene un patrimonio neto de casi 400 millones de dólares.

    El demócrata Jared Polish

    En enero comienza el nuevo gobierno de Donald Trump

    El futuro del mandato de Donald Trump como Presidente de los Estados Unidos no es claro. A partir de enero de 2019 deberá lidiar con un Congreso partido a la mitad y no con un senado sumiso a sus intereses.

    La reciente reconfiguración del órgano legislativo estadounidense, que deja a la Cámara Baja en control de sus enemigos políticos -los Demócratas- antes con mayoría de republicano, obliga al magnate a debatirse entre mandar a través de órdenes ejecutivas o lograr una negociación -como jefe de Estado- con sus adversarios.

    Al no contar con el apoyo de ambas cámaras, el presidente Trump ve amenazada también su estancia dentro de la Casaba Blanca, pues el partido demócrata -ahora con poder en el Congreso- busca destituirlo de la Presidencia a través de una acción judicial conocida como impeachment.

    De esta manera, son varios los escenarios que podrían condenar la permanencia de Trump en la Casa Blanca. Estas hipótesis crecen aún más con los resultados de las elecciones parlamentarias, comicios que se dan en un contexto donde la popularidad de Trump es sumamente baja y que -según varias encuestadoras- ha roto los niveles históricos de impopularidad para un Jefe de Estado de ese país.

    Lo cierto es que el congreso estadounidense a partir de enero no estará dominado solamente por los republicanos y eso sin duda cambiará el ambiente político en el gigante norteamericano.

    Trump se verá obligado a trabajar más estrechamente con los demócratas o a recurrir con mayor frecuencia a las órdenes ejecutivas, porque, de lo contrario, su agenda simplemente quedará estancada.

    Te puede interesar:

    Trump ¿Qué le espera; impondrá más órdenes ejecutivas o negociará con los demócratas?

    “No más Trump” ¿Cómo se configura el escenario para su posible destitución?

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...