• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Una década después del colapso de Lehman Brothers, que marcó el inicio de una crisis financiera absoluta, los estrategas del banco JP Morgan han creado un modelo destinado a medir cuándo y con qué gravedad podría llegar la próxima crisis financiera. Pues bien, ese indicador adelantado apunta a que los inversores deberían estar preparados para 2020.

    Este indicador, elaborado por economistas de la entidad, vaticinan una recesión menos dolorosa que los episodios pasados. Sin embargo, los bancos centrales no podrán usar los “chorros” de liquidez que ayudaron a suavizar el duro golpe de 2008, puesto que los balances de estas instituciones apenas están empezando a disminuir y la próxima crisis financiera llegará en poco más de un año.

    El modelo de JP Morgan obtiene sus conclusiones en función de una serie de variables, como la extensión de la expansión económica, la duración potencial de la próxima recesión, el grado de apalancamiento de los agentes, las valoraciones de los precios de los activos y el nivel de desregulación e innovación financiera previo al comienzo de la crisis.

    Asumiendo una recesión de tipo medio, el modelo muestra unas estimaciones de caídas de precios en acciones y bonos mucho más suaves que las de la crisis de 2008.

    Los estrategas de JP Mogan elaboraron un escenario que alerta sobre la crisis. Foto: El Economista

    JP Morgan prevé una crisis financiera más suave

    La corrección de los índices bursátiles en Estados Unidos será del 20%, se producirá un incremento de la rentabilidad de los bonos corporativos de calidad de 1,15 puntos porcentuales, una caída del 35% en los precios de la energía (petróleo), junto con una corrección del 29% de los metales.

    La peor parte podrían llevársela los emergentes, cuyas bolsas caerían un 48%, y los bonos soberanos de esos países incrementarían su prima de riesgo (respecto a los de EE. UU.) en 2,79 puntos porcentuales. Lo que no apuntan los economistas es la extensión de esta crisis, si bien puntualizan que una corrección de tal magnitud se enmarcaría en una recesión de duración media (alrededor de los 18 meses).

    “En todos los activos, estas proyecciones parecen moderadas en comparación con lo que ocurrió en la última crisis“, aseguran los estrategas de JP Morgan, John Normand y Federico Manicardi, señalando que durante la recesión y la crisis financiera mundial posterior, el S&P 500 se hundió un 54% desde su pico.

    La nueva tormenta que se cierne sobre la economía mundial

    Crisis financiera: Bolsas de valores se tiñen de rojo por desplome de la lira

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...