• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Una tragedia humanitaria ocurre a cuenta gotas frente a las narices del mundo, frente al rostro de la rica Europa que en un tiempo no muy lejano colonizó y se repartió en pedazos el continente africano. Mientras la mayoría de los gobiernos involucrados se tapan los ojos, decenas de organizaciones no gubernamentales abren su corazón a la solidaridad. En Túnez hay un pescador que es ejemplo de ello.

    Un pequeño grupo de voluntarios de la ciudad de Zarzis, al extremo norte del país, ayuda al pescador Chamseddine Marzoug en un trabajo poco grato: darles sepultura a quienes, soñando con un futuro mejor, perdieron la vida en su intento por cruzar el Mediterráneo rumbo a Europa. Los cuerpos inertes de los malogrados viajeros llegan a la costa de Túnez. Y alguien tiene que enterrarlos.

    Chamseddine Marzoug, el pescador tunecino que dignifica a las víctimas del Mediterráneo. Foto: Web

    “A Europa no le interesan estas personas, estén vivas o muertas no les interesa”, dice Marzoug para argumentar el porqué de su tarea. Se estima que en 2017 al menos siete mil tunecinos intentaron alcanzar el Viejo Continente. Este país, ubicado al norte de África, es también un puente de paso para otros miles que provienen de otras naciones africanas y que desean partir.

    La cadena alemana DW entrevistó al joven tunecino que explica las circunstancias por las que intentan emigrar, o tal vez la palabra sea huir. Se trata de Wael Ferjani: “Acá no tenemos esperanzas, da lo mismo si estoy vivo, si estoy muerto. No tenemos trabajo, no tenemos futuro, este país acaba con los sueños de todos, por eso es que quiero salir de aquí”.

    Un pequeño sitio destinado por el pescador Marzoug para dignificar a las víctimas se ha convertido en un cementerio informal, decenas de personas anónimas, hasta 300, descansan en paz. Naufragio tras naufragio se suman víctimas, son miles de personas que migran, que por distintas razones buscan refugio.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...