• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Jens Stoltenberg, aseguró este miércoles que no cree que existen “motivos” para aislar a Rusia.

    La afirmación supone un cambio en el tono de las declaraciones sobre el Gobierno ruso, porque, en los últimos años, la organización ha usado diversas excusas para aumentar la presencia militar en sus fronteras, trazando una especie de sitio.

    Stoltenberg enumeró una lista de situaciones que ellos consideran son motivo de disputa con el Kremlin. “No reconocemos la anexión de Crimea, ni la propaganda, ni sus acciones en el ciberespacio, ni su interferencias en las elecciones. Hemos visto el incidente en Salisbury (Reino Unido), pero no creo que sean motivos para aislarla“.

    En este sentido, aseguró que no ven “amenazas inmediatas” para cualquiera de los aliados de la alianza, pero sí observan una “Rusia cada más segura de sí misma, que utilizó su fuerza contra sus vecinos”.

    Este miércoles se instaló en Bruselas la cumbre de líderes, antecedida por polémicas declaraciones del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien lleva varios días quejándose por los “insuficientes” aportes financieros de los países miembros e, incluso, los llamó “morosos”

    Previo a la cumbre, Trump dijo que Alemania estaba controlada por Rusia por la dependencia energética y criticó el proyecto de construcción del gasoducto Nord Stream II entre ambas naciones. La canciller alemana, Angela Merkel, le envió una respuesta indirecta al manifestar que la política de su país es independiente. En la tarde, le bajaron el tono a las declaraciones y aseguraron que mantienen una buena relación.

    En este escenario, el Secretario General de la OTAN no descartó una posible mejoría en las relaciones con Rusia. “No sé cuándo ocurrirá eso, pero pienso que es posible mejorar las relaciones”, dijo.

    En julio de 2016, la Alianza Atlántica aprobó un incremento sin precedentes de su presencia militar en el este de Europa, al decidir emplazar cuatro batallones multinacionales —de 600 a 1.000 militares cada uno— en Estonia, Letonia, Lituania y Polonia, reseñó Sputnik.

    OTAN no quiere a Rusia de enemigo, pero la seguirá rodeando con misiles

    Loading...
    Loading...