Este domingo, los países de la Liga de los Estados Árabe condenaron a las autoridades sirias por hacer uso de armas químicas contra su pueblo (hecho aún no comprobado) y solicitan la investigación internacional de lo sucedido, según el comunicado final de la XXIX cumbre de este bloque desarrollada en Damam, Arabia Saudí.

La Liga reafirmó la prioridad de la cuestión palestina para “toda la nación árabe y la identidad árabe” y rechazó nuevamente la decisión “ilegal” de la administración estadounidense de reconocer Jerusalén como capital de Israel.

“Jerusalén permanecerá como la capital de la Palestina árabe. Además, advertimos sobre la toma de cualquier medida que tenga como objetivo cambiar el estatus legal actual de Jerusalén, ya que esto repercutirá en Oriente Medio”, indican las autoridades árabe en el comunicado final de la cumbre.

 Consecuencias colaterales para EE.UU. del ataque a Siria

 Según varios analistas estadounidenses han manifestado que a Estados Unidos le costará mucho más convencer a Kim Jong-un de que abandone su programa nuclear, ya que este hecho reforzaría la razón por lo cual Corea del Norte quiere tener armas nucleares “Cree que reducirá la probabilidad de ataques punitivos de este tipo”.

Asimismo, señalan que el Gobierno de Corea del Norte considera las armas nucleares como “un mecanismo vital para contener cualquier intento de cambiar el régimen por parte de Washington”.

Por su parte, Rodger Baker, vicepresidente de la empresa analista Stratford expresó que los ataques de EE.UU. hacia Siria harán que Pyongyang continúe con su programa nuclear, además, señala que el presidente chino dispone de otros medios de disuasión a parte de las armas nucleares a diferencia de Libia y Siria, entre ellos, unas enormes fuerzas armadas y potente artillería que apunta a Seúl

Asimismo, dijo que el mandatario del gigante asiático utilizó las intervenciones de Estados Unidos por todo el mundo para justificar su programa nuclear.

También destacan que Washington llama a la desnuclearización de la península de Corea, pero Pyongyang, cree que son solo palabras, ya que EE.UU. todavía mantiene una gran presencia militar en Corea del Sur que está bajo la política nuclear estadounidense.

 

Loading...