• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    “Todos están en buenas condiciones y no presentan signos de estrés. Los niños estuvieron bien atendidos en la cueva, aunque la mayoría de ellos perdió un promedio de dos kilos”.

    Así lo expresó un alto responsable del Ministerio de Salud Pública a los medios de comunicación que se encontraban en las afueras del hospital de Chiang Rai, donde se encuentran recluidos los 12 niños y su entrenador al ser evacuado, después de 12 días, de la cueva Tham Luang, en el norte de Tailandia.

    Tres buzos australianos que participaron en la operación de rescate revelaron ayer que la evacuación de los últimos cuatro niños y su entrenador estuvo a punto de fracasar. Pues, la electricidad y las bombas para sacar el agua dejaron de funcionar.

    Chaiyananta Peeranarong, de 60 años, ex comando de la Armada tailandesa contó que las cinco últimas personas rescatadas acababan de ser extraídas, el martes por la noche, cuando de repente se escuchó un grito desde el lugar más delicado del recorrido hacia la salida (una galería tubular por donde había que pasar haciendo contorsiones con el cuerpo).

    Eran llevados en camillas y tapados mientras estaban sedados.

    “El australiano que supervisaba el paso se puso a gritar diciendo que la bomba de agua había dejado de funcionar”, reseña AFP.

    “El agua ya llegaba a la cabeza, casi al punto en que se necesitaba una botella de oxígeno”, contó.

    Si este fallo mecánico hubiera tenido lugar unas pocas horas antes, seguramente hubiera atrapado a los buzos en plena operación de rescate, provocando una catástrofe.

    Sin embargo, los equipos de salvamento lograron culminar con éxito la evacuación de los doce menores y su entrenador y sólo hubo que lamentar la muerte de un buzo tailandés, Samarn Kunan, que se quedó sin aire a mitad de recorrido, el pasado viernes.

    El ex comando tailandés explicó que la prioridad del equipo internacional de expertos del que formaba parte era asegurarse que los niños no entraran en pánico.

    Las imágenes revelan que los niños fueron sedados antes de ser rescatados. En el video se ve como uno de ellos sale de la gruta en camilla, bajo el efecto de sedantes y equipado con traje y máscara de bucear.

     

    ¿Cómo fue el rescate de los niños y el entrenador en la cueva de Tailandia?

     

     

     

    Loading...
    Loading...