• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Cada nuevo detalle que se conoce sobre las consecuencias de la guerra en Siria es devastador. Uno de los datos que reveló el periodista argentino Sebastián Salgado, quien cubrió el conflicto como corresponsal, es que el mayor número de bajas civiles es de maestros.

    En una conversación con Sputnik, indicó que esto se debe a que “los terroristas lanzan los morteros entre las 11:00 de la mañana y las 14:00 de la tarde, los horarios de entrada y salida de la escuelas, cuando hay más gente en la calle”.

    El periodista destacó la valentía el pueblo sirio. Foto: Sebastían Salgado

    Salgado produjo un audiovisual que estrenó HispanTV el pasado 28 de julio y allí reúne testimonios de las víctimas. Entre ellos el de la niña Silina, una de las protagonistas, quien asiste a clases en una escuela de Damasco.

    Cuando el periodista le preguntó cómo hace para estudiar cuando caen balas de mortero cerca de su casa o de la escuela, ella respondió: “Cuando empiezan los ruidos siento que no estoy escuchando nada. Solo abro un poco la ventana para que no tiemble el vidrio, y me pongo a estudiar, no tengo miedo a los proyectiles”.

    Reconoció el trabajo de los maestros. Foto: Sebastián Salgado

    Salgado aclaró que su intención no era hacer un trabajo sobre los chicos y las chicas en Siria. Su idea era “básicamente contar la situación de la población civil“. De lo que experimentó durante su estadía en la nación árabe, una de las cosas que le sorprendió fue “la fortaleza del pueblo sirio”, reseñó Sputnik.

    También reconoció la entrega y el compromiso de los docentes y de la sociedad en general con la educación. “Los padres los mandan al colegio, primero porque saben que un explosivo puede caer tanto en la escuela como en la casa, y por otro lado, los maestros no dejan de ir porque entienden que su función es exactamente igual y corren el mismo riesgo que un soldado. Esa es la responsabilidad y en ese nivel de compromiso están los maestros y los estudiantes”, relató el argentino.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...