• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Imaginar pobreza en Alemania, el país con la economía más poderosa de la Unión Europea, pareciera un ejercicio casi imposible de lograr.

    Sin embargo, los registros de la Oficina Federal de Estadística germana, con sede en Wiesbaden, indican que una de cada cinco personas se encuentra en situación precaria.

    En Alemania una persona se ubica en el rango de “escasos recursos” cuando gana menos del 60% del ingreso medio, que en 2017 fue de 49.450 euros al año.

    El riesgo de pobreza va en aumento en Alemania. Foto Web.

    En este  estrato se encuentra cerca de 16 millones de alemanes, el 20 % de la población, cuyo ingreso fue igual o menor a esa cifra.

    Obviamente, un pobre en el país germano es distinto a su similar en otros países como los latinoamericanos, pero si se tiene en cuenta el costo de vida europeo con respecto al sueldo recibido y los duros inviernos, la situación cambia.

    “Se trata de un tipo de pobreza que no es comparable con lo que está pasando en otros países pero que te hace sentir excluido de la sociedad. Te hace sentir marginado”, relató Maria Lehnhardt, madre de tres hijas, para un reporte del portal de noticias France24.

    “El riesgo de pobreza va en aumento. En algunas regiones, simplemente no hay esperanza de un futuro mejor, la desigualdad ha incrementado desde la crisis financiera de 2007 y parece estar estancada”, señaló Johannes Becker, director y profesor del Instituto de Economía de la Universidad de Münster.

    A algunos ciudadanos los cobija el llamado Subsidio de Desempleo II, muy criticado por ser demasiado bajo. Foto Web.

    El académico expuso que los trabajadores, que actualmente se encuentran en condiciones laborales inestables culpan a la controvertida Agenda 2010, un paquete de reformas sociales y laborales que creó el ex-canciller Gerhard Schröder. Para otros, estas normas permitieron la reactivación de la economía alemana.

    Explicó Becker que las nuevas medidas produjeron recortes en las prestaciones sociales y promovieron la flexibilización del mercado laboral, que trajo como consecuencia el aumento en los índices de pobreza de la nación, ya que hizo que empresas como Charité, el hospital público más grande de Alemania, empezara a subcontratar empleados.

    “Lo que más me molesta es que trabajo para el Estado y tengo que depender de él, todo va cuesta abajo, cada año el costo de vida aumenta pero no puedo llegar holgado a fin de mes”, dijo Maik Sosnowski, trabajador del centro médico.

    Las nuevas medidas produjeron recortes en las prestaciones sociales y promovieron la flexibilización del mercado laboral. Foto Web.

    A algunos ciudadanos los cobija el llamado Subsidio de Desempleo II, muy criticado por ser demasiado bajo. La transferencia actual para una persona sola es de 409 euros, más asistencia para vivienda, electricidad y calefacción.

    Millones de alemanes expresan sentir vergüenza por tener que depender de los subsidios del gobierno. Por ejemplo, una madre declaró a France 24 que no puede darse el lujo de comprar ropa nueva a sus hijas y que tiene que ir a un centro de donaciones para conseguirla, lucha con determinación para que sus pequeñas no sean rechazadas por los demás.

    El panorama es aún más sombrío para los jubilados, que reciben bajas pensiones para subsistir, y para los niños, cerca de 4,4 millones se encuentran al borde de la pobreza, según estimaciones dadas a conocer en 2018 por la Asociación Alemana de Protección a la Infancia.

    Otras notas de interés:

    Merkel: “Alemania seguirá siendo Alemania”

     

    Trump califica a Alemania “prisionera de Rusia”

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...