• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Este 11 y 12 de julio se lleva a cabo una cumbre de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y tras la jornada de este miércoles, los integrantes de este bloque bélico acordaron luchar contra las “manipulaciones políticas” en el ámbito energético.

    Según información de Sputnik -que cita la declaración de la alianza- el organismo cree que es necesario “garantizar que los países de la OTAN no sean vulnerables ante las manipulaciones políticas o forzadas en el ámbito de energía que presentan una amenaza potencial”.

    “Un suministro de energía estable y seguro, la diversificación de las vías de importaciones, proveedores y fuentes energéticas, así como la interconectividad de las redes energéticas son clave y aumentan nuestra solidez ante la presión política y económica”, cita la declaración, recogida por el medio ruso.

    Esta postura da al traste a las acusaciones del presidente de Estados Unidos (EE. UU.), Donald Trump, quien calificó a Alemania como “prisionera” de Rusia, ya que la nación europea está detrás de la construcción del gasoducto Nord Stream II y no destina fondos “suficientes” a la OTAN.

    Las declaraciones de Trump fueron rechazadas por la canciller alemana, Angela Merkel, quien insistió -según varios medios- que las decisiones de su país son “independientes”.

    La estructura -que contendrá dos tuberías y que será paralela a la ya existente Nord Stream- suministrará a Berlín 55 mil millones de metros cúbicos anuales provenientes de Moscú, detalla la agencia rusa.

    En su construcción están la empresa estatal rusa Gazprom, las alemanas E.ON y BASF, la anglo-neerlandesa Shell, la austriaca OMV y la francesa ENGIE.

    La idea es transportar por vía submarina el recurso directamente de San Petersburgo a suelo alemán, sin pagar peajes en otros países (entre ellos Ucrania), indica El País de España.

    Foto: Fox/Archivo

    Amenazas desde EE. UU.

    El Departamento de Estado de EE. UU. amenazó con sanciones a firmas locales que trabajen en el área de exportación de oleoductos de energía en Rusia, según información divulgada por un vocero de esta instancia, reseñadas por Sputnik.

    “Si bien no haremos declaraciones sobre posibles futuras sanciones, hemos sido claros en que aquellas empresas que trabajan en el área de exportación de oleoductos de energía en Rusia están participando en una línea de trabajo que conlleva el riesgo de sanciones”, expresó el funcionario, citado por la agencia rusa.

    El Departamento de Estado cree que el oleoducto ruso Nord Stream 2 va a minar la seguridad energética y la estabilidad de Europa al proveer a Moscú de otra herramienta para la coerción política de los países europeos, añadieron desde esa oficina.

    La postura presentada este jueves por Washington choca con la renuncia por parte de EE. UU a sanciones al gasoducto Nord Stream 2 dada a conocer el finales de junio por el Ministerio de Energía alemán.

    “Es lo que nos dijo EE. UU., de momento renuncia a las sanciones contra los gasoductos”, declaró el 29 de junio un vocero alemán en rueda de prensa, quien no dio mayores detalles al respecto.

    Rusia ha declarado en varias oportunidades que el proyecto Nord Stream 2 es exclusivamente comercial y los intentos de bloquearlo tienen un carácter político.

    La OTAN no ve “motivos” para aislar a Rusia

    Loading...
    Loading...