• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    “Quiero que toda la verdad sea desvelada. Rechazo las acusaciones y la imputación. No he estado involucrado en ninguna actividad ilegal”, dijo este lunes 16 de abril Andrew Brunson, pastor estadounidense detenido en Turquía desde hace año y medio y acusado de actividades “terroristas”, según reporta Hurriyet.

    Se le acusa de espionaje con fines políticos y militares, además de realizar encuentros con presuntos grupo gulenistas (considerados terroristas por el país árabe), así como misas en favor de los kurdos y la utilización del término “Kurdistán” para designar el sudeste de Turquía.

    Seguido muy de cerca por el gobierno de Estados Unidos, la primera vista se llevó a cabo en un juzgado del complejo penitenciario de Aliaga, en la provincia de Esmirna, en el oeste de Turquía. Su esposa, Norine Brunson, el senador estadounidense Thom Tillis y el embajador especial de Estados Unidos para la libertad religiosa internacional, Sam Brownback, le acompañaron en el juicio.

    Vestido con camisa blanca y traje negro, Brunson se mudó a Turquía desde 1993 a dirigir con su esposa una iglesia protestante en Esmirna.

    La principal acusación es que actuó por cuenta del predicador Fethullah Gülen, a quien Ankara atribuye el golpe de Estado fallido de julio de 2016.

    El hombre de 50 años, que fue detenido en octubre de 2016, también es miembro del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

    Gülen, por su parte, quien vive en Estados Unidos desde hace 20 años, niega cualquier implicación en la intentona golpista de 2016. “Sería un insulto a mi religión. Soy cristiano, no me uniría a un movimiento islámico (la red de Gülen)”.

    De ser considerado culpable, Brunson podría ser condenado a dos penas de 15 y 20 años de cárcel, según su abogado.

    Pero Brunson afirmó que no hay “ninguna prueba concreta” de sus vínculos con gulenistas.

    Esta detención ha aumentado la tensión entre Estados Unidos y Turquía, sobre todo por el apoyo que Washington brinda a una milicia kurdosiria considerada como “terrorista” por Ankara, así como al arresto en Turquía de dos empleados de misiones diplomáticas estadounidenses y al hecho de que Estados Unidos rechace las peticiones de extradición de Gülen, a quien el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, intentó cambiar por el predicador.

    “Ellos (los estadounidenses) nos dicen: ‘Dennos al pastor’. Pero ustedes también tienen a un religioso (Gülen). Entréguenlo y juzgaremos (al pastor) y se lo devolveremos”, declaró entonces Erdogan.

    Washington rechaza rotundamente el intercambio.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...