• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El Gobierno polaco aseguró este viernes que su país tiene derecho a exigir a Alemania 690.000 millones de euros por concepto de reparación por las propiedades destruidas y las personas muertas durante la Segunda Guerra Mundial.

    Arkadiusz Mularczyk, un funcionario polaco que dirige un equipo en el Parlamento que está evaluando posibles reparaciones al país, reconoció en declaraciones a la cadena “Polsat News” que la suma (equivalente a unos 509 billones de pesos chilenos) es muy alta, “pero justificada”.

    “Estamos hablando de grandes cantidades, pero justificadas, de compensación por crímenes de guerra, por ciudades destruidas, pueblos y el potencial demográfico perdido de nuestro país”, dijo Mularczyk, añadiendo que las reparaciones podrían revisarse ya que se realizarán nuevas estimaciones a final de año.

    Jaroslaw Kaczynski, presidente de Ley y Justicia (PiS), el actual partido gobernante, aseguró a finales de 2016 que “esa factura nunca se saldó” y que, por lo tanto “sigue estando vigente”, algo que Alemania ha rechazado.

    Los líderes políticos del PiS sostienen que la renuncia firmada en 1953 por Polonia no fue un acto soberano, ya que fue realizada bajo la presión de la Unión Soviética, lo que justifica la validez de exigir a Alemania un pago en concepto de reparación por los daños de guerra.

    “Nuestra renuncia a las reparaciones nunca fue registrada por las Naciones Unidas”, argumentó Kaczynski.

    Recordemos que en febrero de este año, el Senado de Polonia aprobó una polémica ley que tipifica como delito el uso de la expresión “campos de concentración polacos” para referirse a centros de exterminio nazis que -como Auschwitz- estaban situados en el territorio del país.

    La ley, que recibió críticas de EE.UU. e Israel, contempla multas y penas de hasta tres años de cárcel para aquéllos que hablen de los campos de concentración nazis como “campos polacos”.

    La inicviativa fue aprobada con 57 votos a favor y 23 en contra, y para entrar en vigencia debe ser firmada por el presidente Andrej Duda, quien ha anunciado que someterá el texto a una minuciosa revisión.

    El argumento entregado por el Gobierno -de derecha- es el establecimiento de una base legal para perseguir a aquéllos que utilicen la mentada expresión, y también para quienes sugieran una responsabilidad de Polonia en los crímenes del nacionalsocialismo.

    En la contraparte, los críticos de la ley temen que ésta sea utilizada para limitar la libertad de expresión, e incluso, varias organizaciones judío-polacas consideran que puede conducir a una “falsificación de la historia”.

    Agencias

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...