• El Ciudadano | Edición Internacional
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • El primer ministro italiano en funciones, Paolo Gentiloni, afirmó este viernes que aquellos que prometen cerrar el país contra los inmigrantes, sólo “venden humo”, y afirmó que la receta para solucionar la crisis migratoria es facilitar canales seguros que acaben con el tráfico de personas.

    “Quien piensa o dice que va a cerrar el país contra la inmigración vende humo. Es necesario gestionar la inmigración con canales seguros”, dijo el jefe de gobierno durante un encuentro que mantuvo con jóvenes en Turín, en el norte del país.

    El premier opinó además que “quien siembra la exclusión recoge odio y mina la seguridad”, y que por tanto para garantizar la seguridad de cualquier país “no hay que levantar muros, sino encontrar nuevas formas de acogida” para los refugiados que huyen de sus países en guerra.

    “La cuestión es gestionar los flujos migratorios porque estas personas se necesitan”, señaló, al abordar uno de los principales desafíos que afronta Europa, después de que esta semana el jefe de Gobierno y sus pares o jefes de Estado de Chipre, España, Francia, Grecia, Malta y Portugal hayan pedido en Roma a la Unión Europea (UE) compartir la “carga” de la protección fronteriza ante la presión migratoria.

    Gentiloni consideró que es necesario que el bloque comunitario muestre “más unión” para que “los 27” desempeñen un papel significativo a nivel mundial: “La UE no es solo un gran mercado, también es un modelo social. Sin un papel determinante del Viejo Continente, puede que se ponga en riesgo la paz. Es necesario que haya más unión para contar más en el mundo y defender un modelo de democracia”, concluyó.

    EFE

    Loading...