Principe heredero de Arabia Saudí mandó a torturar a disidentes

El príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salmán, “autorizó una campaña secreta para silenciar a los disidentes con seguimientos, secuestros, detenciones y torturas” de ciudadanos saudíes, informó este lunes 18 de marzo el diario The New York Times.

La publicación del medio estadounidense relaciona esta agrupación con el asesinato del periodista Jamal Khashoggi, ocurrido en octubre pasado, en el consulado de Arabia Saudí en Estambul, Turquía, crimen rechazado por la comunidad internacional.

El homicidio fue calificado como un acto de intimidación, por personas cercanas a la víctima, mientras que las autoridades dicen que es un hecho aislado.

El diario basa estas informaciones en testimonios de funcionarios estadounidenses que han tenido acceso a los servicios secretos y fuentes saudíes, a pesar de que el príncipe cuenta con el respaldo del presidente estadounidense Donald Trump.

Ese equipo, denominado por funcionarios estadounidenses Grupo Saudí de Intervención Rápida, está implicado en al menos una docena de operaciones desde 2017, según las fuentes citadas por el periódico.

Detalles del ataque a disidentes

Al frente del Grupo Saudí de Intervención Rápida se encontraba, según The New York Times, Saud al Qahtani, uno de los asesores de confianza del príncipe Mohamed y que, según las filtraciones de los servicios turcos, dirigió el asesinato de Khashoggi por Skype.

Las autoridades saudíes, que niegan que el príncipe Mohamed tuviera nada que ver con el asesinato de Khashoggi, no han reaccionado por ahora a la revelación del diario norteamericano ni respondido a las preguntas de éste sobre la existencia del mencionado Grupo.

Los informes de los servicios secretos estadounidenses tampoco aclaran hasta qué punto estaba implicado en su trabajo el heredero; aunque dicen que los agentes implicados veían a Al Qahtani como una “vía de comunicación” con el príncipe.

Casos reseñados

Existen evidencias de al menos cuatro repatriaciones forzosas a Arabia Saudí en estos dos últimos años.

En junio de 2018, Faisal al Jarba, que trabajaba para un hijo del fallecido rey Abdalá, fue secuestrado a medianoche de un apartamento en Ammán (Jordania); su familia desconoce el lugar y el motivo de su detención.

Un mes antes, un estudiante universitario con doble nacionalidad saudí y catarí resultó víctima de una operación similar en Kuwait.

En noviembre de 2017, durante la purga del Ritz, Rami al Naimi, hijo de un antiguo ministro de Petróleo, fue repatriado por la fuerza desde Emiratos Árabes Unidos. En agosto de ese mismo año, el príncipe Saud Bin al Muntasir Bin Saud sufrió la misma suerte cuando se hallaba en Marruecos.

Por otra parte, algunos asociados de los dos centenares de príncipes, hombres de negocios y altos funcionarios detenidos en el Ritz, aseguran que Al Qahtani presionó para que firmaran la cesión de sus haberes. El Gobierno ha negado las acusaciones de tortura denunciada por ellos.

Trump continuará apoyando al príncipe heredero saudí pese al informe de la CIA referente a Khashoggi

Al príncipe heredero saudí poco le importan las denuncias de HRW por Yemen

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

4,168,453FansMe gusta
113,848SeguidoresSeguir
290,162SeguidoresSeguir
16,251SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

Las acusaciones que atormentaban al expresidente peruano Alan García

El caso Odebrecht volvió a estremecer a América Latina este miércoles con la trágica muerte del expresidente peruano Alan García (1985-1990 y 2006-2011), después...