• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La extensa disputa que ha mantenido el ex presidente de la Generalitat catalana, Carles Puigdemont, con el Estado español, terminó este viernes con la renuncia “provisional” de su candidatura. El político que aún se mantiene en Bruselas, Bélgica, por los conflictos legales que enfrenta en España, propuso el nombre de Jordi Sánchez para ocupar el cargo.

    A través de un video difundido por sus redes sociales hizo el anuncio que responde a la necesidad de tener un gobierno en Cataluña. “En las actuales condiciones, esta es la única manera para que se pueda acordar un nuevo gobierno”, sostuvo Puigdemont ante las cámaras.

    Comienza así un nuevo capítulo para el proceso eleccionario catalán. La propuesta de Sánchez, quien actualmente se encuentra en prisión preventiva en España, no es aceptada por todos los sectores del independentismo. Desde Esquerra Republicana de Cataluña (ECR) se desligaron de la candidatura de Sánchez y sostuvieron que simplemente es el candidato de Junts per Catalunya (JxCAT) y que “no hay acuerdo cerrado”.

    El portavoz de ECR, Sergi Sabriá, aseguró que con sus declaraciones Puigdemont “rompió la línea del Govern legítimo, porque a quien le correspondería sucederle es a Oriol Junqueras”.

    Considerando estos antecedentes, la crisis política catalana está lejos de terminar, manteniendo la incertidumbre entre los ciudadanos respecto al gobierno y relegando el debate de la independencia a un segundo plano.

    Si bien Carles Puigdemont dio un paso atrás en sus esfuerzos para ser investido como “president”, mantiene una demanda en contra del Estado español ante el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. De acuerdo a las palabras Ben Emmerson, abogado de Puigdemont ante la ONU, el Estado ha impuesto “restricciones injustificadas” al no permitirle ejercer sus derechos políticos que se encuentran protegidos por la Declaración Universal de Derechos Humanos y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...