• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • El recién elegido presidente de la Generalitat, Quim Torra, tomó este jueves posesión de su cargo en un escueto acto en el que no mencionó a la Constitución española ni al rey de España.

    El nuevo presidente de Cataluña utilizó la misma fórmula que su predecesor, Carles Puigdemont, y juró “cumplir lealmente las obligaciones del cargo de presidente con fidelidad a la voluntad del pueblo representado por el Parlamento”.

    El acto, que duró apenas tres minutos, no contó con la presencia de ningún representante del Gobierno de España. En cambio sí estuvo presente el presidente del Parlamento catalán y también asistieron varios familiares del propio Torra.

    Se trata de la primera vez, desde 1980, que ningún miembro del Gobierno español asiste a la ceremonia.

    Torra juró el cargo frente a la medalla de presidente, que no le fue puesta, sino que se quedó sobre la mesa.

    La Generalitat ya había informado previamente que el acto se enmarcaría dentro de “la estricta legalidad catalana”. Tras la lectura inicial del decreto de nombramiento por parte del secretario del Govern, Víctor Cullell, Torra procedió con su discurso de toma de posesión.

     

     

     

    Anuncios
    Loading...