• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Un sacerdote católico en Francia, quien había sido acusado recientemente de abuso contra un menor de edad, decidió suicidarse este fin de semana. Su cuerpo fue hallado el sábado en su presbiterio de la ciudad de Gien, en el valle del Loira. Se trata de Pierre-Yves Fumery, de 38 años de edad, quien era investigado desde el mes de septiembre por sospechas de la agresión sexual. Presuntamente, murió ahorcado.

    De acuerdo a lo reseñado por el portal Excelsior, todo comenzó cuando el obispo de Orléans, monseñor Jacques Blaquart, había alertado a una cédula especializada de la diócesis sobre presuntos “comportamientos inapropiados” de Fumery con adolescentes. “Es un momento de tragedia y sufrimiento”, declaró este lunes Blaquart ante la prensa.

    Por su parte, el fiscal regional, Loic Abrial, dijo que una investigación preliminar estaba en curso desde el 21 de septiembre por “sospechas de agresión sexual contra un menor de menos de 15 años” tras recibir “informaciones preocupantes”. “Hubo varias audiencias (…) y el sacerdote fue interrogado el 15 de octubre, en calidad de testigo”, explicó.

    Este es el segundo caso que ocurre en el país europeo de un religioso que se quita la vida en circunstancias similares en poco más de un mes.

    En septiembre, Jean-Baptiste Sèbe, también de 38 años, se suicidó en su iglesia en Normandía, después de que una mujer lo acusara de comportamiento indecente y agresión sexual contra su hija, hechos que habrían ocurrido hace tres años, aunque en su caso no se había presentado ninguna denuncia oficial. Su cuerpo fue encontrado en el altillo, reseñó El Nacional.

    En este caso, el fiscal adjunto de Ruán, localidad al noroeste de Francia, Etienne Thieffry, indicó que la investigación en marcha permitirá saber más “sobre las motivaciones exactas de este suicidio”.

    El cura había sido convocado por su jerarquía y reconoció que tuvo “una conducta impropia”. “Hablamos y acordamos que se trató de una imprudencia”, dijo el arzobispo de Ruán, Dominique Lebrun. El cura, que era muy popular con los jóvenes de su parroquia, “probablemente vivió mal de no estar a la altura de la imagen que daba”.

    A.L.

    Sacerdote “Meño” pagará 15 años de cárcel por el delito de violación calificada

    Se cuadruplica el abuso contra niños en Turquía

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...