• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La Patrulla Fronteriza de Estados Unidos se ve involucrada en la muerte de una niña guatemalteca de 7 años de edad, a causa de deshidratación, fiebre y “shock séptico”, mientras permanecía en custodia por estas autoridades.

    La menor fue identificada como Jackeline Caal y viajaba con su padre, Nery Caal (29), dijo a la AFP una fuente del gobierno guatemalteco bajo condición de anonimato.

    La niña y su padre, en condición de migrantes, fueron detenidos el 6 de diciembre al sur de la ciudad de Lordsburg (Nuevo México, EE. UU.), donde permanecieron detenidos por haber cruzado de manera ilegal la frontera desde México.

    La muerte de la pequeña fue confirmada por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos.

    Al parecer, la pequeña comenzó a presentar convulsiones tras pasar más de ocho horas detenida y sin las provisiones y alimentos que deben ser suministrados por las autoridades en estos casos.

    Los equipos de emergencia llegaron pronto y descubrieron que la menor tenía 40 grados de temperatura y, según reportes de medios, llevaba varios días sin comer ni beber.

    Falta de atención

    Los registros de la Patrulla muestran que la niña comenzó a tener convulsiones a las 06:25 (hora local), y había sido detenida alrededor de las 22:00, la noche anterior, junto a un grupo de 163 personas que se acercaron a los agentes estadounidenses para entregarse.

    La pequeña fue trasladada en helicóptero al Hospital Providence en El Paso, trayecto en el cual sufrió un paro cardíaco, aunque pudo ser revivida luego, según The Washinton Post.

    “Sin embargo, la niña no se recuperó y murió en el hospital menos de 24 horas después de ser transportada“, dice el reporte, citado por el medio.

    Es probable que la muerte de la niña intensifique el control de las condiciones de detención en las estaciones de la Patrulla Fronteriza y en las instalaciones de la Oficina de Aduanas, que están cada vez más abrumadas por un gran número de familias que buscan asilo.

    Celdas incompatibles

    “Nuestras más sinceras condolencias son para la familia de la niña. Los agentes de la Patrulla Fronteriza dieron todos los pasos posibles para salvar la vida de la niña en las circunstancias más difíciles. Como padres y madres, hermanos y hermanas, empatizamos con la pérdida de cualquier hijo”, dijo el portavoz de la Oficina de Aduanas, Andrew Meehan, en un comunicado.

    De momento, la Oficina investiga el caso para asegurarse de que los agentes cumplieron con todos los procedimientos necesarios.

    Recientemente, McAleenan reconoció ante el Comité Judicial del Senado que las celdas de la agencia son “incompatibles” con la nueva realidad de los migrantes que cruzan la frontera para rendirse a los agentes en masa y solicitar asilo.

    “Nuestras estaciones de patrulla fronteriza se construyeron hace décadas para manejar principalmente a hombres solteros adultos detenidos, no a familias y niños”, dijo a los legisladores.

    Organizaciones Migrantes acusan que plan del Gobierno refuerza idea del migrante “como problemático y criminal”

    Detienen al menos a 600 migrantes centroamericanos al sur de México

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...