• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Este jueves 22 de febrero Estados Unidos tiene programadas tres penas de muerte. De llevarse a cabo las ejecuciones, esta sería la jornada más mortal del país norteamericano desde 2010.Los condenados se encuentran en los estados de Texas, Florida y Alabama.

    Es un hecho extraño ya que la pena capital tiene una tendencia a la baja en Estados Unidos. En los que va de 2018 se han realizado tres ejecuciones. Por esta razón es que la jornada de este jueves llama la atención, aunque años atrás era una coincidencia bastante común.

    Los condenados

    Florida: El estado de Florida tiene programada la ejecución de Eric Branch. El hombre de 47 años, fue condenado por la violación y asesinato de una estudiante en 1993. Branch atacó a Susan Morris en el estacionamiento de la Universidad del Oeste de Florida. Luego se eso la llevó a un bosque, lugar donde la violó y luego la asesinó. Tras huir en el auto de la víctima fue detenido días después.

    Actualmente se encuentra detenido en la Prisión Estatal de Florida, donde está programada la ejecución.

    Alabama: En Alabama por su parte, Doyle Lee Hamm espera su ejecución. Está condenado a muerte por el asesinato de un recepcionista de motel en 1987. Padece cáncer y es justamente ese motivo el que usa su defensa para intentar impedir su ejecución. Debido a la apelación, será el Tribunal Supremo de ese país el que decida sobre su vida.

    Texas: La última ejecución se encuentra programada en el estado de Texas sobre Thomas Whitaker, quien fuera condenado por el asesinato de su madre y hermano, así como por el intento de asesinato a su padre en 2003.

    Whitaker de 38 años, contrató a uno de sus amigos para que asesinase a su familia y de esa manera cobrar 1,5 millones de dólares del seguro. El único motivo que cuestiona la sentencia, es una campaña liderada por su padre, único sobreviviente del ataque, para que se cambie la pena por una cadena perpetua.

    Greg Abbott, gobernador de ese estado y quien tiene la autoridad para conmutar la pena declaró que por las características del caso, este “merece una consideración muy seria”.

     

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...