• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una nueva polémica suma la administración del presidente estadounidense Donald Trump. La reciente destitución de Rex Tillerson, Secretario de Estado de ese país, vuelve a remecer una gestión caracterizada por los problemas internos.

    Era conocida la mala relación que mantenía Trump con Tillerson, que trascendía al ámbito personal, ya que el presidente había recortado en un 30 por ciento el presupuesto del departamento de estado liderado por esta autoridad.

    La destitución fue anunciada por Trump a través de su cuenta de Twitter, además de nombrar a Mike Ponpeo, Director de la CIA, como nuevo Secretario de Estado, y a Gina Haspel como Directora de la CIA.

    El estilo de Donald Trump -caracterizado por un fuerte trabajo mediático y, en muchos casos, desafortunadas declaraciones que afectaban directamente las relaciones internacionales de su país-, chocaron con el de Tillerson. Este último tuvo que atajar las crisis producidas por el mandatario y llegó incluso a cuestionar su inteligencia, calificándolo como “un estúpido”.

    Tillerson y Latinoamérica

    La gestión de Donald Trump se ha caracterizado por la distancia con los países latinoamericanos, con una fuerte oposición a la inmigración y el cierre de acuerdos económicos. Pero fue justamente el recién destituido Secretario de Estado quien, en un esfuerzo por mantener la tradicional influencia estadounidense de la región, realizó una gira por algunos países latinoamericanos.

    Esta gira estuvo caracterizada por la crítica constante al gobierno venezolano y la directa intervención a las negociaciones de paz entre las autoridades de ese país. Además de ello, Tillerson “advertía” durante esos días los peligros del rol económico que podría jugar China en latinoamericano, dejando en un segundo plano el tradicional protagonismo norteamericano.

    Anuncios
    Loading...