• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Desde el pasado 13 de octubre de 2018 centroamérica se ha convertido en epicentro de las noticias en el ámbito internacional luego que una caravana de migrantes salieran desde San Pedro Sula, Honduras, con rumbo a Estados Unidos (EEUU). Días después, el 28 de octubre, surgió otra caravana de migrantes que partió desde San Salvador, El Salvador.

    Ambos grupos lograron pasar las fronteras hasta llegar a México, momento en el cual, el gobierno de Estados Unidos, principalmente su presidente Donald Trump, comenzó a vociferar que no dejarán entrar a este grupo de personas que buscan mejores condiciones de vida en el país norteamericano.

    Trump y voceros de su gobierno se dedicaron a enviar mensajes en tono amenazante al gobierno mexicano para que detuviera la caravana de migrantes, sin embargo, las personas que se encuentran en la marcha lograron cruzar la frontera mexicana y de esa manera siguen su destino hacia territorio estadounidense.

    Todo esto ha hecho que Trump, quien encabeza una férrea campaña xenófoba contra los migrantes latinoamericanos en EEUU y los que aspiran vivir “el sueño americano”, aumente -al menos mediáticamente- su postura radical contra la migración; hasta el punto de prometer -a tan sólo días de las elecciones del congreso el próximo 6 de noviembre- de erradicar de la Constitución el articulado que garantiza a los bebés nacidos en ese país a obtener de manera inmediata la ciudadanía estadounidense.

    Miles de migrantes transitan por centroamérica desde el pasado 13 de octubre

    Un antecedente reciente sobre el trato que el gobierno de Trump da a los migrantes, fue altamente difundido en los distintos medios de comunicación, cuando los efectivos de seguridad estadounidense se encargaron de separar a los niños y niñas hijos de migrantes y encerrarlos en jaulas parecidas a las utilizadas por Washington contra personas que ellos califican como “terroristas”.

    Así, los niños quedaban separados de sus padres y literalmente enjaulados hasta que que los organismos judiciales estadounidenses efectuaran las sentencias contra sus padres migrantes.

    Fue tal la presión mediática en este caso, que en junio pasado, Trump se vio obligado a firmar una orden para detener la “polémica medida” de separación de familias en la frontera, sobre todo por la creciente presión nacional e internacional.

    “No me gustaba la imagen de ver a familias siendo separadas”, dijo Trump en ese momento por las arbitrariedades cometidas contra al menos 2.800 menores de edad que habían llegado a EEUU desde octubre de 2017 y que fueron separados de sus padres, según datos de las autoridades estadounidenses.

    La mayor parte de estos casos -1.995- se produjeron entre el 19 de abril y el 31 de mayo pasado.

    Entonces, cuando la xenofobia y el fascismo son parte de la cotidianidad infundada por el gobierno de Trump en el diarismo estadounidense, continental y mundial; vale entonces preguntar si en medio de las amenazas del titular de la Casa Blanca contra la caravana de migrantes que se dirige a EEUU, podrá acabar de un plumazo con una orden constitucional que tiene antecedentes vigentes desde hace más de cuatro siglos: el derecho a los nacidos en EEUU a obtener de manera inmediata y sin ningún tipo de escollo, la ciudadanía estadounidense.

    Trump

    Trump pretende quitar derechos constitucionales con un firmazo presidencial

    Despliegue militar antimigrante podría llegar a los 15.000 soldados

    Parece que lo primero es evitar que entren los migrantes, caravana que ha aumentado su masa de personas tras su paso por México. Para evitarlo, Trump dijo que dispondrá de hasta 15.000 soldados que se ubicarán en la frontera con México.

    El presidente estadounidense aseguró que a toda costa evitará el paso de la caravana de centroamericanos hacia su país; y en ese sentido el Pentágono anunció que al menos ya 5.239 soldados se encuentran desplegadas en la zona.

    “Tenemos 5.000 y vamos a ir hasta 10.000 o 15.000”, declaró Trump desde los jardines de la Casa Blanca. Actualmente la caravana se encuentra en Oaxaca, México, y cuanta con migrantes de Honduras, El Salvador y Guatemala.

    La operación para evitar la entrada de los miles de migrantes es llamada “Faithful Patriot” (Patriota fiel). En ese sentido, funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional y del Departamento de Defensa informaron que este despliegue militar incluirá helicópteros Blackhawk, agentes migratorios especializados y equipos de vigilancia remota nocturna esta semana para resguardar la frontera con México.

    “Nuestro mensaje es simple: no vamos a permitir que grandes grupos entren a Estados Unidos de manera no segura y fuera de la ley”, dijo en una rueda de prensa Kevin McAleenan, comisionado de Aduanas y Protección Fronteriza de EEUU, citado por la BBC.

    “Cualquier persona que entre al país sin documentos será detenida y procesada por las leyes de Estados Unidos”, advirtió McAleenan, quien agregó que los efectivos militares cooperarán con los más de 1.000 agentes del servicio de Aduanas y Protección Fronteriza y los 2.100 miembros de la Guardia Nacional que ya han sido distribuidos en 26 puntos de paso fronterizos.

    Según han denunciado los migrantes, el gobierno mexicano de Enrique Peña Nieto, realiza diversas estrategias para obstaculizar el sendero de los migrantes hacia EEUU y ha obligado a estos ciudadanos centroamericanos a pasar por zonas que están controladas por fuertes grupos criminales dedicados al narcotráfico, lo que pone en peligro la vida de estas miles de personas.

    Actualmente una parte de la caravana de migrantes, que pasó días apostada en el albergue de carpas ubicado en el estadio Jesús Martínez “Palillo” de Ciudad México, se encuentra en Guadalajara camino a reunirse con la primera tanda de migrantes que llegaron el lunes 12 de noviembre a la frontera con EEUU.

    El primer grupo de la caravana de migrantes procedentes de Centroamérica, integrado por alrededor de 80 personas del colectivo LGBT, ya se encuentra en Tijuana (Baja California, México) y sus integrantes pretenden ser los primeros en pedir asilo a las autoridades estadounidenses.

    Protestas contra Trump por el encarcelamiento en jaulas contra niños migrantes

    “La ciudadanía por nacimiento le cuesta a nuestro país cientos de millones de dólares”

    Este miércoles, 31 de octubre, a menos de una semana de las elecciones del congreso estadounidense, que definirá la distribución de fuerzas en el senado, algo que podría favorecer o complicar la gestión de Trump para su segunda mitad del periodo presidencial, el jefe de la Casa Blanca aseguró desde su cuenta en Twitter que el beneficio de la ciudadanía por nacimiento se terminará.

    Para Trump, el argumento para acabar con este derecho atribuido a los ciudadanos norteamericanos desde al menos hace cuatro siglos, es que es “injusto” y acarrea un gasto multimillonario para EEUU.

    “La llamada ciudadanía por nacimiento, que le cuesta a nuestro país cientos de millones de dólares y es muy injusta para nuestros ciudadanos, será terminada de una manera u otra”, escribió el mandatario, quien agregó: “Muchos expertos concuerdan”.

    Trump se refirió a la Decimocuarta Enmienda a la Constitución estadounidense, que reza: “Todas las personas nacidas o naturalizadas en Estados Unidos, y sujetas a su jurisdicción, son ciudadanos de Estados Unidos y del estado en el que residen”, explica RT.

    La enmienda, redactada originalmente en 1868 para establecer los derechos civiles para los esclavos que recibieron la libertad y sus descendientes, fue ampliamente interpretada para otorgar derechos de ciudadanía plena a cualquier persona nacida en suelo estadounidense.

    Explica un artículo publicado por verifikado.com que la ciudadanía por nacimiento está garantizada “en la décimo cuarta enmienda de la constitución de Estados Unidos, que fue ratificada en 1868, es decir, se trata de un derecho que existe desde hace 150 años. Ya la propia sección 1 de esa enmienda comienza diciendo que “Toda persona nacida o naturalizada en Estados Unidos, y sujeta a su jurisdicción, es ciudadana de Estados Unidos…”.

    El jefe de la Casa Blanca aspira eliminar la enmienda 14 de la Constitución

    “Sin embargo, las raíces de la ciudadanía por nacimiento son mucho más profundas y van más allá de 1868, remontándose nada menos que al año 1608, cuando en el famoso caso Calvin una decisión de los juristas británicos se convirtió en ley común y se adoptó como precedente en los primeros días del sistema legal estadounidense”, agrega el despacho escrito por Javier Brassesco en el referido portal.

    “Además de estos antecedentes y de la enmienda 14, también existe un antecedente de un caso penal, el conocido caso Wong Kim Ark (1898), cuando la Corte Suprema decidió (por votación 6-2) que Wong podía optar a la ciudadanía invocando la enmienda 14”, refiere Brassesco.

    La intención de Trump, según sus propias declaraciones expresadas el pasado lunes en una entrevista con el programa ‘Axios en HBO’, es firmar una orden ejecutiva para eliminar el derecho a la ciudadanía estadounidense para los bebés nacidos en Estados Unidos si sus padres no son ciudadanos o son inmigrantes ilegales, algo que considera “ridículo”.

    Pero según, explican varios medios estadounidenses, tal medida no es absolutamente inherente al Presidente, pues para hacer tal cambio requiere incluso cambiar la Carta Magna.

    “Siempre me dijeron que necesitaba una enmienda constitucional. ¿Adivinen qué? No”, dice Trump; mientras el senador republicano Lindsey Graham —uno de los simpatizantes más reconocidos de Trump— anunció que planea “introducir una legislación en la misma línea que la orden ejecutiva propuesta”.

    Un gran número de naciones de América del Sur aplican también la ciudadanía por nacimiento, como Argentina, Chile, Ecuador, Brasil, Perú, Venezuela, Uruguay, Panamá, Bolivia, Paraguay, México, Canadá y Guatemala.

    Las medidas aplicadas por el gobierno de Trump han separado a niños migrantes de sus padres que han sido deportados

    Trump no puede desafiar la Constitución

    Pero el plan de Trump para arrebatar derechos a los migrantes no es tan fácil como él cree. Explica un despacho de CNN que incluso algunos de los defensores del Presidente “restaron importancia a las perspectivas de terminar con éxito la ciudadanía por derecho de nacimiento por decreto”.

    “Obviamente no puedes hacer eso. No puedes poner fin a la ciudadanía por derecho de nacimiento con una orden ejecutiva”, dijo el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, a una estación de radio de Kentucky.

    Ryan dijo que implicaría un proceso constitucional “muy, muy largo” para cambiar la Enmienda 14, que fue adoptada en 1868 para proteger los derechos de ciudadanía de los esclavos liberados.

    “La medida sería inmediatamente impugnada en el tribunal. Algunos de los decreto de inmigración anteriores de Trump, incluido un intento de prohibir la entrada a ciudadanos de algunos países de mayoría musulmana, fueron objeto de un escrutinio legal después de un caótico proceso de redacción”, cita CNN.

    De igual forma la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) rechazó la propuesta de Trump el martes por la mañana.

    “El presidente no puede borrar la Constitución con un decreto, y la garantía de ciudadanía de la Enmienda 14 es clara”, dijo Omar Jadwat, director del Proyecto de Derechos de los Inmigrantes de la ACLU, citado por CNN. “Este es un intento transparente y descaradamente inconstitucional para sembrar la división y avivar las llamas del odio antiinmigrante en los próximos días”, acotó.

    Los migrantes que se dirigen hacia EEUU vienen desde Honduras, Guatemala y El Salvador

    Popularidad y futuro de Trump

    El pasado martes -6 de noviembre- los estadounidenses eligieron a 35 de los 100 senadores, a los 435 miembros de la Cámara de Representantes, y a 36 de los 50 gobernadores del país. Son las elecciones de ‘mitad de mandato’ (‘midterm’), y la primera cita electoral a nivel nacional a la que se enfrenta Trump desde 2016.

    Por esta razón, diversos analistas declararon -antes del evento electoral- que Trump ha vuelto a utilizar el tema del “nacionalismo”, el “patriotismo” y la “lucha” antimigración para tratar de ganar votos y fuerza en su gobierno para culminar su mandato de buena manera y poder efectuar su agenda sin mayores inconvenientes.

    De hecho parte de su campaña xenófoba caló en los estados más conservadores pero generó profundo rechazo en los sectores que Trump rechaza: comunidad sexodiversa, latinos, afroamericanos, mujeres, indígenas, entre otros.

    Pero de acuerdo con un sondeo publicado por la cadena CNN, la popularidad del presidente estadunidense para septiembre de  2018 había caído seis puntos porcentuales tan solo en un mes y llegó al nivel más bajo de su mandato entre los decisivos votantes independientes.

    Según estos sondeos Trump apenas cuenta con el 36% de la aprobación de los adultos estadunidenses, lo que representa un descenso de seis puntos porcentuales en relación con agosto, en medio del escándalo por las revelaciones de un movimiento de “resistencia” dentro de la Casa Blanca.

    Más de 43 millones de inmigrantes viven en EEUU, muchas familias latinoamericanas están fracturadas por las estrictas políticas antimigratorias estadounidenses

    Durante los últimos meses, refiere CNN, la administración Trump ha sido también sacudida por el nuevo libro “Miedo”, del periodista estadunidense Bob Woodward, que describe una Casa Blanca en caos y un presidente ridiculizado por su primer círculo de colaboradores, aunque algunos lo han desmentido.

    Agregan las encuestas que entre los votantes independientes, un segmento clave del electorado, el nivel de aprobación de Trump se desplomó a 31%, una caída de 16 puntos porcentuales en relación con agosto pasado, el porcentaje más bajo de apoyo a Trump por parte de los independientes desde que inició su presidencia en enero de 2017.

    Trump también es rechazado en “la evaluación del público sobre su honestidad personal”. Apenas el 32% de los votantes lo considera honesto y confiable y sólo un porcentaje similar se siente orgulloso de tener a Trump como su presidente.

    La encuesta fue realizada del 6 al 9 de septiembre con un margen de error de menos o más 3.8 puntos porcentuales, explica la cadena CNN, que tiene una línea editorial antiTrump.

    Lo cierto es que la postura de Trump es cada vez más radical contra los migrantes dentro y fuera de EEUU. Para quienes igual intenten entrar de manera ilegal a territorio estadounidense, el gobierno de EEUU advirtió que pondrán su vida en peligro, bien sea cruzando por el desierto o por el río. Lo mejor que les puede pasar es que sean deportados inmediatamente.

    Te puede interesar:

    “No más Trump” ¿Cómo se configura el escenario para su posible destitución?

    OTAN: el lobby belicista que enriquece la industria militar estadounidense

     

     

     

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...